Skip to main content

Acciones de salmonicultoras pierden hasta 93% de su precio de colocación

Foto referencial
Foto referencial

Chile: Los bajos valores y altos costos de producción que enfrenta la industria han ahuyentado a los inversionistas, transformándolo en uno de los rubros menos atractivos.  

Las acciones más caras del rubro salmonicultor costaban hasta $450 hace cuatro años, y hoy, sólo llegan a $210. Ese es el escenario que enfrenta en la rueda Aquachile. Esta última es la que menos valor ha perdido desde su colocación en el 2011. Pese a ser este papel el menos perjudicado, ha retrocedido más de 50%, según informó El Mercurio.

Los bajos precios a los que se vende hoy el salmón, sumados a los altos costos de producción que enfrenta la industria frente a su mayor competidor, Noruega, se han traducido en malos resultados para las firmas salmonicultoras, que actualmente pierden, en promedio, un dólar por cada kilo que producen. Estos factores, en opinión de fuentes de la industria, estarían impidiendo que los inversionistas pongan sus "fichas" en esta industria, que se ha transformado en una de las menos atractivas a la hora de invertir en el último tiempo.

Si bien los accionistas de AquaChile registran importantes pérdidas con su inversión, la situación que enfrentan las otras empresas de la industria es aún peor. Desde que salieron al mercado registran caídas de hasta 93%. Ese es el caso de Australis Seafoods, cuyos títulos costaban $185 el 9 de junio del 2011, al momento de la colocación. Actualmente cada acción de la firma controlada por el empresario Isidoro Quiroga tiene un valor de $12,47.

En la industria aseguran que la situación de Australis responde a que sus acciones no tienen tanta liquidez, como sí ocurre, por ejemplo, con AquaChile. Quiroga tiene una participación de más del 90% en Australis.

En tanto, las acciones de Camanchaca (se abrió en diciembre del 2010) retrocedieron 80,73%, y las de Blumar acumulan un descenso de 66,59%, desde su debut bursátil en octubre de 2011.

Los papeles de Invermar -la primera en colocar sus acciones en el mercado bursátil en noviembre de 2005- han caído 81,05%. Al cierre de julio del 2007, un par de días después de que se confirmara la epidemia de virus ISA que afectó a las salmoneras del país, los papeles de Invermar se cotizaban en $575,75. En ese entonces, el valor de cada acción era trece veces más alto del que tiene hoy: al cierre de ayer cada título alcanzaba los $41,51.

Similar, aunque menos pronunciado es el retroceso de Multiexport Foods (se abrió en julio del 2007), que está presente en este negocio a través de su filial, Salmones Multiexport (Salmex). Los papeles de la firma costaban cinco veces más, días después de conocerse que el virus ISA estaba afectando a la industria.

Retomar el atractivo

"Esta crisis de precios es mucho más profunda que la crisis sanitaria del virus ISA", reconoce una fuente de la industria, quien asegura que esa reflexión es "un secreto a voces" entre los empresarios del sector. Sin embargo, se mostró optimista acerca de lo que pueda suceder en el futuro. "Si se recuperan los precios, los inversionistas volverían como gaviotas", dice.

Si Brasil sale de la recesión y su moneda (real) no continúa devaluándose, los resultados de las salmonicultoras debiesen mejorar.

No obstante, los productores afirman que no pueden quedarse de brazos cruzados esperando que las mejorías, que no dependen de ellos, se concreten. Una de las medidas posibles, a juicio de empresarios de la industria, es comenzar a trabajar con mecanismos que puedan impulsar la productividad y eficiencia del sector. En este sentido, los cambios al modelo productivo y a la regulación sanitaria, que impulsa la autoridad, podrían ayudar a la competitividad de la industria local, pero sólo si van en la línea correcta, adelantan algunos salmonicultores.

Otras fuentes aseguran que la consolidación de la industria también podría cautivar a los inversionistas para que vuelvan a apostar por el sector.