Saltar al contenido principal

Noruega: Con la aplicación de esta nueva tecnología, que ha captado el interés de productores chilenos, la tendencia es que los piojos de mar pierden la capacidad de adherirse a los peces. 

Una innovadora barrera que genera un campo electromagnético logró reducir la cantidad de piojos que se adhieren al salmón en centros de Noruega, informa el productor nórdico Nova Sea.

La compañía instaló barreras en dos de cuatro jaulas en su sitio de Bolga después de Navidad, y en tres de siete jaulas en mayo pasado. Así, la investigación ha demostrado que las larvas de piojos pierden la capacidad de adherirse al salmón después de verse afectadas por pequeños campos electromagnéticos. 

En detalle, la empresa Harbour de Hjelmeland utiliza este efecto en su tecnología Harbor Fence, que proporciona un campo electromagnético envolvente alrededor de la jaula.

De este modo, "la tendencia es que hay menos piojos en el salmón ahora que en la misma etapa en la versión anterior", dijo el gerente de Operaciones del sitio de Bolga, Oskar Hammer, al medio asociado Kyst.no.

Christian Eritzland, gerente de proyectos de Harbor Fence, señaló que la industria salmonicultora siente mucha curiosidad por el producto. “También hemos recibido consultas internacionales de Canadá, Chile y Escocia, pero actualmente no tenemos ninguna operación internacional en curso”.

Lea también: