Saltar al contenido principal

Bonos verdes y cultivo en tierra surgen como tendencias verdes en salmonicultura

Participantes del panel de discusión en evento online que abordó las tendencias verdes en acuicultura.
Participantes del panel de discusión en evento online que abordó las tendencias verdes en acuicultura.

Chile: Especialista del banco de inversión DNB detalló cómo el mercado de capitales se ha ido moviendo a operaciones que consideran el factor sustentabilidad como parte central del negocio salmonicultor.

Este viernes se realizó el webinar “El impulso de las tendencias verdes en acuicultura”, organizado por FISA como antesala de lo que será la próxima feria AquaSur 2022 -a realizarse en marzo próximo- ocasión en que también se lanzó la plataforma digital AquaSur Connect.

En la actividad, participaron autoridades sectoriales como el Ministro de Economía, Lucas Palacios, la Subsecretaria de Pesca y Acuicultura, Alicia Gallardo y representantes de gremios salmonicultores, como la presidenta del Consejo del Salmón, Joanna Davidovich y el presidente de SalmonChile, Arturo Clément.

En su intervención, el presidente de SalmonChile reconoció que: “como industria, hemos avanzado mucho y sabemos que debemos perseverar, pues aún falta camino por recorrer. Un camino que debe sentar las bases de la acuicultura del futuro, ya que en un planeta amenazado por la emergencia climática, el salmón se posiciona como parte de la solución al cambio climático. Es la proteína animal que menos agua utiliza y la que menor huella de carbono tiene”.

Bonos verdes

Uno de los expositores de la jornada fue Esteban Szasz, senior vice president DNB Santiago, quien entregó detalles de cómo esta tendencia hacia operaciones más “verdes” se ha tomado también el mercado de capitales con, entre otros, proyectos en tierra y bonos verdes.

“En operaciones de capital hay cada vez más actores relacionados a operaciones en tierra que antes no los veíamos, como por ejemplo con Atlantic Sapphire o Salmon Evolution, que son ocho operaciones puntuales de levantamiento de capital, lo que nos dice que, si bien es un sector nuevo y con tecnologías nuevas, hay mucho interés de parte de los mercados”, sostuvo el especialista.

“Por otro lado, vemos a salmonicultoras tradicionales noruegas que, si bien han tenido una tendencia muy positiva los últimos años gracias a los precios del salmón, han decidido acudir a este mercado (RAS) para financiar algunos proyectos aprovechando su gran precio en las acciones”, añadió Szasz.

Mowi emitió el primer bono verde de la industria del salmón. Foto: Archivo Salmonexpert.
Mowi emitió el primer bono verde de la industria del salmón. Foto: Archivo Salmonexpert.

En cuanto a los bonos verdes en el mercado noruego, el ejecutivo de DNB apuntó que, en enero de 2020, Mowi emitió el primer bono verde de la industria del salmón, por EUR 200 millones (US$ 235,1 millones), a cinco años: “después vino Grieg Seafood, con otra operación por NOK 1 mil millones (US$ 113,2 millones) a cinco años y finalmente SalMar en abril de este año emitió un bono a casi siete años por NOK 3 mil millones (US$ 339,1 millones), que muestran que este sector está muy activo en operaciones de capital”.

Salmonicultura sostenible

Por su parte, el vicepresidente de Salmones Camanchaca, Ricardo García, quien fue parte del panel de conversación moderado por la consultora senior Paula Miranda y en el que además participaron Rohana Subasinghe, Former Chief of Aquaculture Branch de la FAO y Esteban Szasz de DNB Bank, comentó acerca de los desafíos que implica alcanzar una salmonicultura sostenible en el país, a partir de cuatro factores.

“El primero es la excelencia operacional que busque no solamente evitar todos los daños que esta actividad en particular puede generar y que son gestionables, como por ejemplo los escapes de peces, la pérdida de boyas, cabos o redes que terminan en el borde costero; eso hay que gestionarlo con excelencia, haciendo análisis de riesgo, inversiones e incorporando tecnología, digitalización, inteligencia artificial”, expresó el directivo.

Otro de los puntos nombrados por García fue: “tener una mirada más holística e incorporar a nuestros proveedores, contratistas y también porqué no, a nuestros clientes, para poder extender esa responsabilidad sobre el medio ambiente y medio social”.

Luego, el ejecutivo también nombró como factores relevantes una “regulación de excelencia, que facilite el camino y la transición de las empresas a ser más sustentables”, y “la franqueza y el diálogo para poder comunicarse con el medio que circunda a las empresas, para poder establecer puntos en común”.

Lea también: