Saltar al contenido principal
La investigadora Anna Wargelius y su colega Fernanda Almeida, frotan un salmón modificado genéticamente para extraer las ovas. Foto: Erlend A. Lorentzen/IMR.
La investigadora Anna Wargelius y su colega Fernanda Almeida, frotan un salmón modificado genéticamente para extraer las ovas. Foto: Erlend A. Lorentzen/IMR.

Noruega: Al eliminar un gen en particular, los científicos pueden esterilizar el salmón de cultivo, evitando que los peces escapados se reproduzcan con el salmón silvestre.

Para los representantes del Instituto Noruego de Investigación Marina (IMR), el salmón de cultivo estéril puede resolver el problema del cruce de peces escapados con peces silvestres. Los científicos ya habían descubierto un método para esterilizar los peces mediante la eliminación de un gen. Ahora han llevado ese método un paso más allá para que el pescado estéril pueda producirse en masa.

Modificación genética heredable

“Inicialmente, esterilizamos los peces mediante la eliminación de un gen particular en cada embrión de salmón recién fertilizado. Este método requiere mucho tiempo y no se puede utilizar para la producción comercial”, explica la genetista Anna Wargelius.

Por eso los científicos tuvieron que idear un método diferente que permitiera producir pescado estéril en grandes cantidades: “Concluimos que la forma más sencilla de producir suficiente salmón estéril es, permitir que algunos de los peces estériles se reproduzcan”.

Para lograr eso, los investigadores tuvieron que encontrar una manera de revertir el impacto de la modificación genética sin eliminarla: "Como el objetivo era que los jóvenes heredaran la esterilidad de sus padres, los padres tenían que ser genéticamente estériles".

La solución ahora ha sido patentada: “Agregamos una molécula de ARN a los peces que queremos usar como 'padres estériles'. Esta molécula contiene una "receta" que significa que los peces genéticamente estériles desarrollan células germinales. Como resultado, pueden producir peces que heredan la esterilidad genética de sus padres”, explica Wargelius.

Definido como modificado genéticamente

“Aunque no le damos a los peces ninguna característica nueva, y solo les quitamos su capacidad de reproducción, en Noruega estos peces se definen como genéticamente modificados”, dice Wargelius. En consecuencia, si alguien quiere producir pescado de este tipo, debe solicitar un permiso.

Lejos de los ríos

Los peces estériles no alcanzan la madurez sexual, por lo que no se comportan de la misma manera que otros salmones cuando alcanzan esa etapa de la vida, explican los investigadores.

“Dado que los peces no alcanzan la madurez sexual, su instinto natural de dirigirse a los ríos para desovar no se activa. Si escapan, probablemente no naden río arriba donde el salmón silvestre ha ido a desovar”, dice.

Usando la técnica ganadora del Premio Nobel

El proyecto, para descubrir una buena manera de esterilizar el salmón de culivo, y al mismo tiempo garantizar que pudieran reproducirse si se desea, comenzó en 2016: “La iniciativa fue posible gracias al desarrollo de la técnica CRISPR, que le permite 'cortar' y 'pegar' directamente el ADN”, dice Wargelius.

Cuando comenzaron su investigación, el equipo de Wargelius fue pionero en comenzar a utilizar la técnica CRISPR recientemente desarrollada. Este año, los científicos detrás de la técnica recibieron el Premio Nobel de Química 2020.

“Esta técnica nos permite hacer que la industria sea más sostenible, al prevenir los impactos genéticos en los peces silvestres y también mejorar el bienestar animal en las granjas de peces”, dice Wargelius.

Lea también: