Saltar al contenido principal
La jaula semicerrada Starfish se fija a un anillo exterior. Foto: Nekkar AS.
La jaula semicerrada Starfish se fija a un anillo exterior. Foto: Nekkar AS.

Noruega: El innovador sistema semicerrado Starfish extrae agua de debajo de la capa de los parásitos del salmón y, además, recoge hasta el 90% de los desechos biológicos.

En Noruega, actualmente se está probando un sistema de contención semicerrado y automatizado que tiene el potencial de ser utilizado con las jaulas existentes.

Se trata del sistema Starfish, creado por Nekkar AS, en cooperación con el productor de salmón Lerøy Seafood.

Starfish utiliza una lona y un anillo flotante, ambos hechos de un material suave e impermeable desarrollado y fabricado en Noruega específicamente para el trabajo. El sistema está amarrado dentro de un anillo estándar que tiene una red para proporcionar una segunda barrera contra el escape, informa el medio asociado a Salmonexpert, fishfarmingexpert.com.

Al igual que otros sistemas semicerrados, Starfish extrae agua de debajo de la capa de piojos y recoge hasta el 90% de los desechos biológicos.

Versión piloto

Una versión piloto a pequeña escala se ha llenado con agua de mar en Hidra, en las afueras de Flekkefjord, que se encuentra a medio camino entre Kristiansund y Stavanger, en el sur de Noruega. Las pruebas comenzarán hacia el verano del Hemisferio Norte.

“La idea detrás de Starfish es reducir drásticamente el nivel de gastos operativos para la industria de la acuicultura, mientras que simultáneamente se mejora el bienestar de los peces y se enfoca en la economía circular”, dijo Mette Harv, vicepresidenta ejecutiva de la división de acuicultura de Nekkar.

"Esperamos verificar los parámetros técnicos y operativos de la solución, antes de comenzar los preparativos para las pruebas con biomasa a finales de este año", agregó Harv.

Harv indicó que uno de los beneficios del sistema era que los productores podrían tener la opción de usar jaulas que ya poseían para la capa exterior, aunque los amarres tendrían que mejorarse y sólo las jaulas más grandes -como los anillos de 200 metros que se usan en Noruega- sería adecuado. La compañía sabrá más sobre la viabilidad de esa opción y qué distancia es mejor entre los anillos exterior e interior, después de la prueba.

Dependiendo de las pruebas, Harv espera tener Starfish disponible comercialmente alrededor de la Pascua del próximo año, primero en Noruega y luego en otros países. "Hay un gran interés en él, ciertamente vemos las oportunidades a nivel mundial", sostuvo Harv.

Lea también: