Skip to main content

Iniciativa busca disminuir desechos de actividad acuícola-pesquera

Michel Compagnon, gerente comercial de Comberplast. Foto: Comberplast.
Michel Compagnon, gerente comercial de Comberplast. Foto: Comberplast.

Chile: El proyecto “Atando Cabos” quiere reducir, a través del reciclaje, el impacto en el medio ambiente que generan los residuos de la acuicultura y la pesca en la zona sur austral.

Como una forma de reducir los desechos generados por la industria acuícola y pesquera del sur austral del país, el proyecto de reciclaje industrial “Atando Cabos”, está abordando esta problemática para dar así un nuevo uso a estos elementos, ayudando a descontaminar los lugares en que se realizan dichas actividades productivas.

La empresa detrás de esta iniciativa es Comberplast, la que tiene una experiencia de 45 años en el mercado del plástico y 20 años generando este tipo de proyectos que se adscriben a la llamada Economía Circular. El gerente comercial de la compañía, Michel Compagnon, detalló a Salmonexpert que este trabajo lo realizan con diversas organizaciones y empresas del rubro salmonicultor, mitilicultor y pesca en general: “estamos muy alineados con la industria, en especial con SalmonChile, donde las empresas nos entregan sus residuos, en vez de depositarlos en vertederos”.

“Atando Cabos” trabaja retirando diferentes elementos que quedan abandonados en playas, como así también con los desechos que las empresas les entregan, como cabos, redes, boyas, entre otros, los que son depositados en distintos centros de acopio, labor que realizan junto a la empresa puertomontina, Recollect.

Estos últimos son quienes gestionan los residuos y los envían a la planta de Comberplast en Santiago, “donde se encuentra la tecnología para tomar los cabos, cortarlos, transformarlos en pellets y que se conviertan así en un nuevo producto”, señaló Compagnon.

El ejecutivo explicó que igualmente trabajan este tema con pescadores, sobre todo de la zona de Aysén, “quienes nos ayudan recolectando los residuos que se encuentran en las playas, y esto también está apoyado por SalmonChile, quienes prestan apoyo en la coordinación, en el ámbito financiero y en toda la gestión necesaria”.

En este proyecto no hay eslabones chicos, son todos importantes y es muy relevante para nosotros mantener a todos los participantes súper involucrados”.

Michel Compagnon, gerente comercial de Comberplast.

El gerente comercial de Comberplast añadió que “ha sido muy importante el apoyo de la industria salmonicultora, la que también nos ayuda difundiendo este proyecto con las empresas, donde vamos y firmamos un acuerdo de colaboración con nuestro proyecto y así nos empezamos a hacer cargo de los residuos”.

Compagnon detalló que ya llevan poco más de un año trabajando junto a la industria, donde sólo en el 2018 recolectaron casi 1.000 toneladas de cabos. La idea con este proyecto, según lo puntualizado por el ejecutivo, es “evitar que los residuos lleguen al mar, por lo que trabajar con el sector salmonicultor es tan importante, porque si éste se compromete, los residuos que ellos tienen nunca van a llegar al mar, sino que seguirán una cadena de reciclaje y no perderán el valor”.