Saltar al contenido principal
Instalación de la boya. Foto: ULagos.
Instalación de la boya. Foto: ULagos.

Chile: La iniciativa fue posible gracias a los recursos aportados por el V Concurso de Equipamiento Científico y Tecnológico Mediano (Fondequip) de la Comisión Nacional de Ciencia y Tecnología (Conicyt).

El primer paso para la instalación de un moderno sistema de observación oceanográfico en línea, que permitirá prevenir y monitorear eventuales catástrofes ambientales, fue dado esta semana por un equipo de investigadores del Centro de investigación i~mar de la Universidad de Los Lagos.

Se trata del armado y ubicación de una boya oceanográfica al este de la isla Guar, al centro del Seno de Reloncaví, instalado  gracias al trabajo realizado por investigadores de i~mar, las empresas Casco Antiguo y Oxxean junto a personal de la Quinta Zona Naval de la Armada de Chile.

Esta boya oceanográfica permitirá mejorar la información disponible en el Seno de Reloncaví, sector en el cual ya se han producido crisis ambientales, como el Florecimiento Algal Nocivo (FAN) o marea roja, que afectó esa zona durante el verano del 2016.

El financiamiento de esta operación es posible gracias al V Concurso de Equipamiento Científico y Tecnológico Mediano (Fondequip) de la Comisión Nacional de Ciencia y Tecnología (Conicyt). En el marco de este concurso, científicos i~mar liderados por el doctor Iván Pérez-Santos, se adjudicaron el proyecto denominado “Sistema de observación oceanográfico en línea para la prevención de catástrofes ambientales en la región de Los Lagos”,  por un total de $ 136.487.041. Adicionalmente, la Universidad de Los Lagos hace un aporte de $ 27 millones, que ayudará a financiar las operaciones de instalación del equipo y su mantención.

Boya en alta mar. Foto: ULagos                                                                             Dr. Iván Pérez-Santos. Foto: ULagos.
Boya en alta mar. Foto: ULagos                                                                             Dr. Iván Pérez-Santos. Foto: ULagos.

En suma, el proyecto consiste en un sistema de observación oceanográfico en línea, que registrará en alta resolución temporal la variabilidad climática-oceanográfica local y regional. La meta es realizar un trabajo de medición de al menos 5 años, que permita generar datos y estadísticas comparativas. Un sistema de información disponible con tecnología de punta.

“La instalación de boyas oceanográficas forma parte de los instrumentos más usados a nivel global para cumplir estos objetivos, permitiendo el registro y transmisión en tiempo real de las condiciones ambientales para su uso en la toma de decisiones”, comentó Pérez-Santos.

La boya cuenta con una estación meteorológica para medir temperatura del aire, presión atmosférica, dirección y velocidad de los vientos. A un metro de la superficie se instaló una sonda multiparámetro para medir temperatura del agua, salinidad, oxígeno disuelto, clorofila, turbidez, pH y el comportamiento de las corrientes marinas. “En el futuro, esperamos contar con un sistema de cinco boyas que ayudarán a conformar el sistema de observación en línea”, aseguró el director del proyecto.