Skip to main content

La poderosa historia de la industria chilena del salmón

James Griffin, director del CSMC; Felipe Larraín, ministro de Hacienda de Chile; Matías Pinto, agregado comercial en Washington DC de ProChile. Foto: CSMC.
James Griffin, director del CSMC; Felipe Larraín, ministro de Hacienda de Chile; Matías Pinto, agregado comercial en Washington DC de ProChile. Foto: CSMC.

*Columna de opinión para Salmonexpert de James Griffin, director del Chilean Salmon Marketing Council.

En los últimos meses, Chilean Salmon Marketing Council (CSMC) ha trabajado para desarrollar y difundir la historia positiva y poderosa de la industria chilena del salmón en EE.UU., una historia contada a través de seis puntos clave. Pero primero, una explicación de dónde vienen estos puntos. Desde enero de este año, hemos mantenido conversaciones con miembros de la junta del CSMC, el ministro de Hacienda de Chile, Felipe Larraín (durante su visita a Washington en mayo pasado), líderes del Monterey Bay Aquarium y asesores como Avrim Lazar, del GSI.

Durante los últimos tres meses, se recopilaron datos cualitativos adicionales de los compradores de productos del mar en los minoristas y distribuidores de comestibles en EE.UU. Se realizaron visitas a chefs en Boston, Providence, Nueva York, Orlando, Chicago, Aspen Colorado y San Francisco California. Se hizo una revisión exhaustiva de la investigación de mercado 2018 de propiedad exclusiva de CSMC, de datos ambientales (de fuentes gubernamentales y SalmonChile), de datos económicos (del Banco Mundial), de investigación proporcionada por el “Food Marketing Institute” (del cual CSMC ahora es miembro), y de investigación académica. Los resultados sugieren que hay un puñado de puntos clave que el mercado de EE.UU. debe escuchar regularmente, mensajes que CSMC continúa enviando a las audiencias objetivo.

El 23 de junio pasado, CSMC patrocinó un evento de sostenibilidad de productos del mar en asociación con “Chef Collaborative”, una organización de chef de EE.UU. Participamos para establecer relaciones, recopilar datos y probar dichos mensajes. La reacción a nuestros seis puntos clave fue extremadamente positiva, ya que los receptores reconocieron una falta de comprensión previa de los aspectos positivos de la industria chilena del salmón. Continuamente escuchamos solicitudes de más información, más transparencia y seguridad de que, aunque no somos perfectos, un compromiso honesto de mejora continua convertirá a la mayoría de los oponentes y ganará amigos y apoyos. El evento es sólo un ejemplo de los esfuerzos en curso.

Acá los seis puntos clave de la poderosa y positiva historia del salmón en Chile.

1) Mejora ambiental

La reducción continua de los insumos en forma de harina de pescado combinada con un mayor uso de ingredientes de origen vegetal y fuentes no animales de ácidos grasos Omega 3 (DHA / EPA) en la alimentación del salmón son ejemplos de mejoras importantes. Los insumos de pescado han disminuido constantemente en los últimos cinco años. Los índices de conversión de alimentación también han disminuido de manera constante a lo largo de los años y se están moviendo hacia 1: 1. Finalmente, vale la pena amplificar la reducción en el uso de antibióticos en Chile en los últimos tres años.

2) Contribución a la seguridad alimentaria mundial

Chile proporciona constantemente salmón al mundo, que es asequible, nutritivo y delicioso. Según SalmonChile, las exportaciones de salmónidos (salmón, coho, trucha) aumentaron 20% en 2018 en comparación con 2017, totalizando casi 900.000 toneladas métricas WFE. Esta alza ha reforzado la seguridad alimentaria mundial a partir de una fuente de proteínas altamente eficiente y de bajo impacto.

3) Mejora de la salud humana: el salmón como un súper alimento

La semana pasada, la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) de EE. UU. emitió una declaración en la que afirmaba que el consumo de ácidos grasos omega-3 EPA y DHA en los alimentos puede reducir el riesgo de hipertensión y enfermedad coronaria. Ahora tenemos confirmación científica y legal de que los salmones grasos son una fuente de nutrientes beneficiosos que pueden mejorar potencialmente la salud humana. Enlaces claros a la protección contra enfermedades crónicas están documentados en la literatura. El salmón es un superalimento y el aumento del consumo per cápita en EE.UU. tendrá profundos beneficios para la salud.

4) Inversión social en el sur de Chile

A diferencia de otras fuentes mundiales de productos del mar, el sur de Chile se está convirtiendo en un modelo para los derechos humanos, las condiciones de trabajo y la inversión social. Las principales compañías de salmón también han reaccionado adecuadamente a los cambios demográficos en esas regiones y al aumento de la inmigración de países como Haití y Venezuela. Sin embargo, la industria rara vez recibe crédito por las inversiones sociales realizadas y debe compartir esta importante historia mientras continúa mejorando la práctica.

5) Apoyando la estabilidad política

Chile ha sido reconocido por el Banco Mundial y la OECD como el país más estable y seguro de América del Sur. Esto se aplica a los motores económicos que impulsan la economía de la Patagonia chilena: el cultivo de salmón y el turismo. No debemos dejar de reconocer la estabilidad política que proviene del crecimiento económico continuo y el éxito a largo plazo de la industria del salmón.

6) Crecimiento económico continuo y desarrollo

Finalmente, el salmón es la segunda exportación más grande de Chile en la actualidad y representa el 6% del valor de exportación, con más de US$ 5.000 millones en 2018 (un aumento de casi el 11% en comparación con 2017).