Saltar al contenido principal

Listo barco con mayor sistema térmico del mundo para eliminar piojos de salmón

Está previsto que el nuevo buque comience a trabajar a finales de septiembre. Foto: Inverlussa Marine Services.
Está previsto que el nuevo buque comience a trabajar a finales de septiembre. Foto: Inverlussa Marine Services.

Reino Unido: La nueva nave “Camilla Eslea”, que operará con el grupo Mowi, tendrá una capacidad para tratar 300 toneladas de peces por hora, con la tecnología Thermolicer. 

La capacidad de eliminación de piojos de Mowi en Escocia aumentará significativamente en los próximos días cuando se ponga en funcionamiento un nuevo buque Thermolicer.

El nuevo buque "Camilla Eslea" fue entregado recientemente a la empresa Inverlussa Marine Services tras ser equipado con la mayor capacidad de Thermolicer del mundo, que tiene un rendimiento de 300 toneladas de salmón por hora, para tratamiento contra piojos.

La nave tiene 35 metros de eslora y 14,3 metros de manga, y tiene una cubierta de 377 m2. Con eso, "Camilla Eslea" es el mayor de los 15 barcos de la flota de Inverlussa por un margen significativo.

“Es unos nueve o 10 metros más largo y tres o cuatro metros más ancho que nuestro segundo buque más grande”, dice Ben Wilson, director ejecutivo de Inverlussa, al medio asociado a Salmonexpert, Fish Farming Expert.

Nuevas características

El barco fue construido en Groningen, en los Países Bajos, y contiene varias características nuevas que no se habían visto en la acuicultura escocesa.

“Hemos estado muy contentos con el barco hasta ahora. Está equipado con varias funciones que son nuevas para la salmonicultura en Escocia, como dieléctrico, posicionamiento dinámico y un sistema de recuperación de calor para Thermolicer”, señala Wilson. 

Además, el ejecutivo manifiesta que con el posicionamiento dinámico, la empresa puede operar el buque en condiciones en las que normalmente no se podría haber realizado.

“El posicionamiento dinámico permitirá maniobrar a lo largo de la jaula con mal tiempo, por lo que nos hace más operativos en los días malos. Es una forma más segura de trabajar”, explica el jefe de Inverlussa.  

Lea también: