Ocho de cada diez respuestas a consulta sobre impuesto al salmón son de rechazo

Representantes de empresas de productos del mar y de Seafood Norway, junto con el Ministro de Pesca y Océanos, Bjørnar Skjæran, y el Ministro de Finanzas, Trygve Slagsvold Vedum.
Representantes de empresas de productos del mar y de Seafood Norway, junto con el Ministro de Pesca y Océanos, Bjørnar Skjæran, y el Ministro de Finanzas, Trygve Slagsvold Vedum.

Noruega: El gobierno noruego recibió una gran cantidad de respuestas en una ronda de consulta sobre la disputa que genera la renta del suelo para la acuicultura. El 78 por ciento fueron negativas.

Publicado

En total, 416 municipios, organizaciones de interés, asociaciones industriales y particulares se pronunciaron sobre el impuesto sobre la renta de terrenos para la acuicultura.

La revisión muestra que en 262 de las respuestas, el 78 por ciento, son contrarias a la propuesta fiscal. Otras 27 (8 por ciento) son favorables mientras que 46 (casi el 14 por ciento) son neutrales.

El informe muestra que una gran mayoría critica todo o parte del impuesto sobre la renta de la tierra propuesto por el gobierno. En gran medida, la audiencia refleja el debate público que se desató tras el lanzamiento del gravamen, el año pasado, según dice el jefe de política comercial de en Sjømat Norge, Peder Weidemann Egseth.

Seafood Norway, una asociación nacional para la industria de la pesca y la acuicultura, se encuentra entre los que fueron muy críticos con el impuesto al salmón. Sin embargo, el trabajo en el informe fue realizado por dos estudiantes de NTNU, insiste Egseth.

Desacuerdo sobre deducción mínima

Una gran mayoría de los que participaron en la consulta creen que la propuesta tendrá "importantes efectos negativos en varios ejes", indica el informe.

Menciona consecuencias como la pérdida de empleos, la reducción de inversiones, el ritmo reducido de innovación, una transición menos verde y un fuerte debilitamiento del compromiso de Noruega con el crecimiento en la industria de la acuicultura.

Sin embargo, el mayor desacuerdo es cuando se trata de la deducción mínima. El gobierno ha propuesto una deducción mínima de entre 4.000 y 5.000 toneladas para proteger a los criadores más pequeños.

Según el informe, un gran número de municipios y pequeñas empresas creen que se debe aumentar la deducción mínima para proteger efectivamente a los pequeños actores.

Los círculos profesionales y algunos actores más grandes, por otro lado, señalan que la deducción mínima tiene efectos de distorsión negativos. Varios creen que la deducción debe eliminarse en su totalidad o en parte.

Críticas al proceso

El proceso que rodeó la introducción del impuesto también es muy criticado. Dos de cada tres respuestas fueron negativas sobre esto.

Muchos consideran que es una violación de las buenas tradiciones políticas en las que se buscan acuerdos fiscales amplios que superen la prueba del tiempo, afirma el informe.

El impuesto al salmón se introdujo el 1 de enero, pero el Storting considerará primero el arreglo específico en la primavera. El Ministerio de Finanzas informa a NTB que aún no se ha fijado una fecha para que el gobierno presente una propuesta al Storting.