Salmón: Río arriba en México

Héctor Echeverría.
Héctor Echeverría.

Chile: El consultor Héctor Echeverría afirma que la población mexicana fue comprendiendo cómo los productos del mar son altamente nutritivos. Ya no se piensa sólo en pollo, huevo o carne.

Publicado

*Columna de opinión para Salmonexpert de Héctor Echeverría Vásquez, Consultor Relaxiona.mx, ex agregado agrícola y comercial en Perú y México.

Uno de nuestros principales socios es: México. Tenemos demasiadas cosas en común que hacen que nuestras relaciones comerciales sean fluidas y que muchos de nuestros principales productos de exportación sean hoy parte de rica gastronomía mexicana.

El caso del salmón no es la excepción, claro, este es un mercado de oportunidades más que de grandes precios, pero la constancia y lealtad hacia los importadores es premiada año con año. Así lo demuestran los números, en el año 2022 México se ubicó entre los 6 principales destinos de nuestras exportaciones y con un crecimiento que nos llevara de vuelva a los valores pre pandemia.

Hay que recalcar que México no ha sido un mercado objetivo en las campañas para impulsar el consumo interno por parte de la industria, no obstante, es una máquina de consumo que requiere alimentar a 128 millones de habitantes, atender a miles inmigrantes asiáticos, europeos y americanos que llegan a trabajar a México y buscan alimentos diferenciados como el salmón.

Sólo por mencionar un ejemplo existen en México más de 1.600 restaurantes japoneses, y esto sigue en crecimiento en diversas tendencias alimentarias. Los consumidores mexicanos no se quedan atrás, y así cada día miles de personas concurren a los más de 6.000 supermercados y 50 mil minisúper en toda la república, junto con sus más de 34 centrales de abasto, que son verdaderas ciudades para la distribución de alimentos.

A propósito del Covid, la población fue comprendiendo cómo los productos del mar son altamente nutritivos y ayudan al fortalecimiento del sistema inmunológico. Con ello, ya no se piensa sólo en pollo, huevo o carne como complemento para la dieta, sino que también el pescado y como “Rey de ríos y mares nuestro Salmón”. Perdón si no hago referencia al salmón noruego, canadiense o chino que llega a México, pero el nuestro tiene identidad al momento de pedirlo: “Quiero Salmón Chileno”. Por ello, insisto, en que debemos realizar campañas para aumentar el consumo y la fidelización del consumidor.

Este consumidor que se caracteriza por consumir pescados de 2 a 3 veces por semana, lo que lo iguala al consumo de pollo y carne. Esto constituye una tremenda oportunidad de crecimiento para nuestra industria en la sustitución de proteínas. Interesante dato a considerar lo también que 7 de cada 10 mexicanos consumen salmón respecto de la trucha por encima de la trucha don 5 de cada 10 la consumen (Encuesta nacional de hábitos de consumo 2020).

El 85% de los mexicanos como pescados en casa mientras sólo un 12% lo hace en restaurantes, queda entonces avanzar en una estrategia en el canal Horeca. Sin duda un ámbito donde debemos trabajar es que el 71% d ela población prefiere comprar pescado fresco frente al 21% congelado. Acá se requiere una estrategia para posesionar el pescado congelado. Finalmente, el 71% de las personas compran pescados por su frescura y sólo el 12% por sellos de calidad.

El marco regulatorio contempla Las autoridades responsables en México de la importación de productos pesqueros y acuícolas son la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) y el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica). La primera requiere que, con anterioridad a la exportación de los productos destinados a consumo humano, se tramite un “Permiso sanitario previo de importación”, el que deberá solicitarse presentando un certificado sanitario o un certificado de libre venta.

México transita a pasos agigantados a convertirse un país desarrollado, su fuerte comercio en el marco del T-Mec México/EE.UU./Canadá, lo hacen un país atractivo para los inversionistas internacionales. Además, el comercio se ha visto incrementado por el aumento de la producción desde Asía a la frontera con EE.UU. denominado Nearshoring, lo que permite nuevas instalaciones industriales que podrían ayudar a la industria chilena en la transformación de productos o cadenas globales de valor.

Por lo anteriormente descrito, es que el Salmón va Río arriba en México. El aumento del consumo per cápita, la búsqueda de alimentos saludables, un país imán para inversionistas y por sobre todo gente buena, un pueblo solidario y rico en cultura.