Revelan medición que analiza impacto de covid-19 en la salmonicultura chilena

Chile: 41 ejecutivos clave de las principales empresas acuícolas del país, participaron en la primera encuesta que, entre otras cosas, da a conocer cómo el coronavirus influyó en la eficiencia del sector. 

Publicado

La pandemia por coronavirus continúa activa y generando un escenario incierto para la industria salmonicultora. A pesar de observarse un alza en el volumen de producción, a septiembre de 2020, los envíos de salmónidos han registrado una baja de 15% frente a las cifras de 2019, pasando de US$3.815 millones a US$3.253 millones, de acuerdo con cifras del Banco Central de Chile. 

Con el propósito de colaborar con la industria y debido a la influencia que ésta tiene tanto en la región como a nivel país, EY en alianza con Salmonexpert, desarrollaron un análisis a través de una encuesta que busca obtener una retroalimentación de los principales impactos que la pandemia ha generado en este sector.

En esta medición participaron 41 ejecutivos clave de las principales salmonicultoras y empresas relacionadas a la industria acuícola del país, los que respondieron preguntas relacionadas a los pilares financiero contable e impuestos, operacional, comercial, sistemas, regulatorio, sostenibilidad y RSE. 

Al revisar las respuestas, Mario Rodríguez, Operating Managing Partner de EY Patagonia, observa que dificultades en la logística de abastecimiento, aumento de las exigencias sanitarias y planes de mitigación en general, sumado a la mayor oferta de salmón chileno en el 2020 y a la baja en la demanda de ciertos mercados y canales de venta, han influido en la gestión de inventarios desde distintas perspectivas. 

Además, para el especialista, es esperable que, como resultado de la implementación de planes de mitigación como cambios en los turnos de producción, desfases en los planes de cosecha, la compra de elementos de seguridad sanitaria y la implementación forzada del teletrabajo, se pueda presentar un efecto directo en la eficiencia y los costos de los procesos productivos.

“En tanto, de acuerdo con los resultados de esta encuesta, se puede inferir que la crisis ha tenido un efecto en la demanda y precios de venta, debilitando el poder de negociación, lo cual ha influido en los menores ingresos que registran estas compañías”, describe Rodríguez. 

El estudio también revela que la crisis ha influido en la logística de venta, generando situaciones como retrasos de embarques y restricciones o faltas de conectividad en transporte aéreo, obligando a las empresas a adaptar su mix de productos y formas de llegar a los clientes.

En resumen, “las respuestas de los encuestados muestran una tendencia consistente a nivel de la industria. A su vez, se puede concluir que en el corto plazo, este sector económico se ha podido adaptar a los nuevos escenarios, sin embargo, observamos oportunidades no exploradas para aprovechar ciertos beneficios tributarios otorgados a raíz de la contingencia. Finalmente, también se observan desafíos transversales para reactivar los mercados e interpretar el comportamiento del consumidor final en un entorno de nueva normalidad”, analiza Rodríguez.

Revise la encuesta completa en la página web de EY