Saltar al contenido principal
Foto: Lars Hamre.
Foto: Lars Hamre.

Noruega: Científicos evaluaron un nuevo prototipo de vacuna contra piojos de salmón, basado en la proteína ribosómica P0 como antígeno, evidenciando un mayor efecto la reducción de hembras ovígeras.

Al igual que en Chile, Noruega también ha comenzado a trabajar en prototipos de vacunas para controlar el piojo de mar. Como antígenos para inmunizar salmones, las proteínas P30 y P33 ya habían demostrado generar cierto nivel de protección contra Lepeophtheirus salmonis.

En la actualidad, un nuevo estudio realizado por científicos de Nofima y otras instituciones y universidades de Noruega, Cuba e India, evaluó el antígeno P0 (proteína ribosómica) como un posible candidato para desarrollar una nueva vacuna que pueda brindar algún grado de protección contra el parásito del hemisferio norte.

Para ello, los expertos utilizaron dos estrategias de vacunación en salmones Atlántico divididos en tres grupos: un grupo que fue inmunizado con el antígeno vía intraperitoneal, otro grupo que fue inmunizado de la misma forma y además vía inmersión, y el grupo control. Luego, a los 37 días, los peces fueron inyectados con un booster.

Posteriormente, se realizó un desafío de infección experimental y los recuentos de piojos fueron realizados a los días 17, 28 y 50 para evaluar los distintos estadios del parásito. Adicionalmente, los investigadores evaluaron la la sobrevida de la primera generación eclocionada de los huevos de hembras en peces vacunados.

Paralelamente, se efectuaron estudios de expresión genética para explorar la modulación inmune en respuesta a la vacunación.

Mayor efecto en hembras

Aunque no hubo grandes diferencias entre el recuento total de piojos en los peces inmunizados y el control, los investigadores lograron ver diferencias estadísticamente significativas en el número de hembras adultas (reducción del 40%), número de hembras ovígeras (reducción del 42%) y número de cadenas de huevos por pez en los peces del grupo inmunizado solamente vía intraperitoneal.

A pesar de esto, también se evidenció un efecto en la eficacia reproductiva de los piojos hembra del mismo grupo de peces inmunizados sólo vía intraperitoneal, con un retraso en la eclosión de los huevos y menores recuentos de copepodidos en la primera generación F1.

“Los resultados del muestreo acumulativo mostraron una eficacia general de la vacuna del 86% en el grupo de vacunado vía intraperitoneal con un mayor impacto esperado en la generación F1 de parásitos al reducir las cargas de reinfección a través de menos hembras y una menor fecundidad”, señalaron los autores del estudio en sus conclusiones.

Adicionalmente, según los científicos, hubo una activación de la respuesta inmune después de la vacunación y antes del desafío, “lo que llevó a la participación simultánea de la inmunidad sistémica y local durante la infestación de peces vacunados”.

“Estos hallazgos proporcionaron valiosas pistas para la eficacia del antígeno P0 como vacuna candidata contra L. salmonis. Sin embargo, es necesario realizar ensayos de infección a largo plazo y estudios de reinfección tras la vacunación para comprender y explorar completamente el potencial de protección de la vacuna candidata y el mecanismo molecular subyacente de protección a nivel genético”, conluyeron.

Revise el estudio completo titulado “Impact of a candidate vaccine on the dynamics of salmon lice (Lepeophtheirus salmonis) infestation and immune response in Atlantic salmon (Salmo salar L.)”, aquí.

Lea también: