Saltar al contenido principal
Centro que experimentó escape de salmones. Foto: Archivo Salmonexpert.
Centro que experimentó escape de salmones. Foto: Archivo Salmonexpert.

Chile: Los riesgos generales debido a escapes fueron más altos en áreas de mayor intensidad de cultivo, donde a la vez existe una baja capacidad para mitigar las fuugas, como es el caso de la Región Aysén.

La revista Reviews in Aquaculture, una de las más prestigiosas dentro  del ámbito de la acuicultura, anuncia una nueva publicación titulada “Evaluación del riesgo ambiental de los escapes de salmónidos no nativos desde centros de cultivo en la Patagonia chilena”, liderada por la Dra. Doris Soto, Investigadora principal de Centro Incar con otros nueve investigadores provenientes de  instituciones nacionales e internacionales como Invasal, Universidad de Los Lagos, Ministerio del  Medio Ambiente y Oregon State University, USA.

Así, la publicación revisa información extensa para estimar los riesgos ambientales asociados a escapes de salmonídeos de cultivos en base a evaluaciones de amenazas, sensibilidad y exposición en ambientes acuáticos del sur de Chile.  El análisis se basó en la información científica disponible, información productiva obtenida de Sernapesca, y las opiniones expertas de los autores. La publicación incluye además un análisis de brechas de información e  incertidumbres.

En ese sentido, los riesgos estimados difieren según la especie, siendo más bajos para el salmón Atlántico debido a su menor supervivencia estimada, menor capacidad para alimentarse después de escapar y menor capacidad reproductiva en la naturaleza en comparación con el salmón coho y la trucha arcoíris. Los riesgos generales debido a escapes de cualquiera de las especies fueron más altos en áreas de mayor intensidad de cultivo, donde a la vez existe una baja capacidad para mitigar las fugas (por parte de depredadores silvestres y pescadores) como es el caso de la Región Aysén.

Al mismo tiempo, el riesgo estimado es mayor en las áreas que también presentan hábitats adecuados (ríos) para la reproducción y desarrollo de juveniles de las distintas especies. En el modelo utilizado, la exposición representa la biodiversidad y servicios ecosistémicos que se pueden perder debido al impacto de especies exóticas invasivas. Para el estudio se utilizó información existente, aunque reconociendo que se sabe poco sobre la biodiversidad que se podría perder y su impacto para el funcionamiento presente y futuro de estos ecosistemas.

Una de las medidas más importantes para reducir la exposición es la planificación espacial estratégica alejando  la amenaza (centros de cultivo  intensivo de salmonídeos) de áreas de alto valor de conservación. Sin embargo, las especies salmonídeas se pueden mover grandes distancias, por lo cual, si bien esta medida puede ser relevante, no sería suficiente.

Por otro lado, la certeza de la estimación del riesgo difirió entre las especies, siendo más baja para el salmón del Atlántico debido a la ausencia de monitoreos suficientes para establecer el destino de los escapados en los ecosistemas naturales. Dado que el salmón del Atlántico y el coho aún no son invasores exitosos en Chile, se necesita con urgencia mayor y mejor investigación para evaluar las consecuencias ambientales de los escapes de estas especies.  

Los valores comparativos de riesgo estimados para 32 cuerpos de agua marinos relevantes que agrupan sobre 70 concesiones (que tuvieron producción hasta el 2018) en las regiones de Los Lagos, Aysén y Magallanes permite orientar los esfuerzos de monitoreo, investigación y prevención. La existencia de sistemas de monitoreo permanente de salmonídeos en vida libre, especialmente en las cuencas donde podría existir reproducción, es urgente para establecer medidas tempranas de erradicación y contención que permitan evitar el posible impacto de especies exóticas invasivas.

La publicación está disponible aquí

https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/raq.12711

Lea también: