Saltar al contenido principal

"Hay que comprometerse con una reconversión laboral del capital humano"

El sociólogo -especializado en Administración de Negocios- habló de la necesidad de formar a colaboradores que se adecuen a los cambios tecnológicos. Foto: LinkedIn..
El sociólogo -especializado en Administración de Negocios- habló de la necesidad de formar a colaboradores que se adecuen a los cambios tecnológicos. Foto: LinkedIn..

Chile: En el webinar denominado “Capital Humano 4.0 en la Industria Salmonera” organizado por la empresa Veterquimica, Diego Richard apeló al sector a reconocer los cambios tecnológicos para el futuro y a preparar a sus trabajadores para la generación de valor a partir de su utilización.

Un repaso general en la evolución del empleo a nivel mundial y nacional, junto a un análisis del trabajo en el sector acuícola y salmonicultor, realizó el director ejecutivo de Agendas Sectoriales & Talento Digital para Chile en la Gerencia Desarrollo Humano de Fundación Chile, Diego Richard, en el marco del webinar organizado por la empresa Veterquimica “Capital Humano 4.0 en la Industria Salmonera”.

En la oportunidad, el sociólogo, especializado en Administración de Negocios, habló de la automatización del trabajo acorde a sus características físicas o de predicción, presentando los datos del informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos OCDE “Perspectivas de empleo 2019: El futuro del trabajo”, el que muestra que en relación a los empleos “todos los estudios indican que el 14% de los trabajos a nivel mundial van a desaparecer, pero que el 32% se van a modificar,  lo que significa que el 46% de los empleos van a cambiar de una u otra forma”, lo cual se ha potenciado desde la presencia del covid-19 en el mundo.

En ese contexto y para el caso puntual de Chile, las proyecciones para el empleo en general indican que “más del  20% de los puestos de trabajos van a desaparecer y que más del 30% van a modificarse, por lo que cerca del 55% de los empleos o desaparecen o se modifican”, lo que de acuerdo a Richard podría ser una buena noticia en términos productivos, porque “tenemos una economía altamente automatizable y optimizable, por lo que podríamos ser muchos más competitivos de lo que somos”.

Capital humano para la salmonicultura

Ya enfocado en la acuicultura, Richard valoró la evolución tecnológica en el sector, como los avances en recirculación, centros integrados de operaciones, ROVs submarinos, control a distancia y sonares, sin embargo, se refirió a las falencias en el capital humano actual para lograr el salto a una industria adaptada a la automatización.

Richard repasó la evolución del empleo a nivel mundial y nacional. Foto: Salmonexpert.
Richard repasó la evolución del empleo a nivel mundial y nacional. Foto: Salmonexpert.

En ese sentido, y de acuerdo con los datos de la “Encuesta de habilidades de adultos” de la OCDE, realizada entre los años 2012 y 2015, donde se efectuó una comparación a nivel mundial y con los estándares de dicha organización, “nuestros masters y doctorados comprenden lo que leen al mismo nivel que un egresado de cuarto medio de países europeos, lo cual es un desafío no menor porque, significa que nuestras capacidades basales son bajas”, recalcó Richard.

En relación a la formación  y basado en los mismos datos, el director ejecutivo señaló que actualmente contamos con el mismo porcentaje de técnicos profesionales que países como Corea, Dinamarca y Noruega “donde el 20% de los jóvenes que salen de la educación secundaria en Chile tienen título técnico y eso es bueno, pero la mala noticia, es que de ellos, el 60% está en el nivel más bajo de competencias de aprendizaje, como saber leer, escribir, calcular y utilizar tecnologías de la información”

En la industria acuícola, los puestos de trabajos serán altamente automatizables, económica rentables de automatizar, por lo que el gran desafío para la industria es saber que pasan con estas personas después”.

Diego Richard de Fundación Chile.

Como una forma de abordar esta problemática, el experto presentó ejemplos de iniciativas que orientaron sus esfuerzos hacia la preparación de capital humano desde las necesidades de la industria, como el Canadian Agricultural Human Resource Council, Primary ITO, Lantra y Skills Impact “que son institucionalidades creadas por un sector productivo, donde se coordinan para hacer estudios de borde tecnológico, establecer de dónde viene las demandas de habilidades futuras y desarrollan programas de entrenamiento para su capital humano y la reconvierten de forma colaborativa entre empresas, lo cual ya existe en Chile,  como Talento Digital para Chile, que busca invertir en generar capital humano para responder a la necesidades de programadores en nuestro país”.

Finalmente, Richard invitó a la salmonicultura a comprometerse con una reconversión laboral sólida de sus trabajadores y trabajadoras y a entender cuál es la evolución tecnológica y las nuevas habilidades demandadas en relación a ella “para que así generemos capacidades para esa reconversión y comencemos todos juntos a reconvertir, porque es la única forma de generar valor para todos al mismo tiempo, con una inversión conjunta y  que no genere esta sensación de que yo hago el esfuerzo y otro se lleva la valorización”.