Saltar al contenido principal

Investigadores advierten que salmón de cultivo tiene ojos más pequeños

Imagen referencial de salmones. Foto: Archivo Salmonexpert.
Imagen referencial de salmones. Foto: Archivo Salmonexpert.

Reino Unido: El hecho de que lo salmones se críen en estanques donde pueden experimentar niveles anormalmente altos de luz artificial puede significar que hay un beneficio para los ojos más pequeños.

La domesticación del salmón Atlántico a través de años ha llevado a que el salmón Atlántico cultivado desarrolle ojos más pequeños que el salmón salvaje, según una nueva investigación publicada en la revista Evolutionary Applications.

A través de comunicado de prensa, la Universidad de Bangor detalló que crió salmón de orígenes cultivados, silvestres e híbridos, a partir de ovas en estanques en el Instituto de Investigación Marina, Noruega y el Instituto Marino, Irlanda, así como en el río Srahrevagh, Irlanda. Luego se midió el tamaño de los ojos en las etapas de vida de agua dulce y salada del salmón.

En todos los experimentos en estanques, tanto en Noruega como en Irlanda, los peces de cultivo tenían ojos más pequeños en comparación con sus contrapartes silvestres, y los híbridos tenían un tamaño de ojos intermedio, a pesar de que habían sido criados exactamente en las mismas condiciones. Sin embargo, cuando se cría en el río, no se observan diferencias en el tamaño de los ojos entre el salmón salvaje y de cultivo.

Menos apto para lo salvaje

El Dr. William Perry, investigador postdoctoral que trabaja en la Universidad de Bangor y codirector de la investigación, dijo: “Fue emocionante descubrir esta reducción genética en el tamaño del ojo que se observa en los peces de cultivo, pero el hecho de que no se observó en el salmón criado en el río fue intrigante. Creemos que esto se debe a que los peces con ojos más pequeños eran menos aptos para una vida en la naturaleza y no podían encontrar comida ni escapar de depredadores. Cuando está en cautiverio, el salmón no tiene que lidiar con estas presiones".

Aún no se sabe qué elemento de cultivo puede haber causado esta reducción en el tamaño de los ojos durante 15 generaciones, pero podría deberse a varios factores, como el hecho de que en cautiverio el salmón no necesita buena vista para cazar o escapar de los depredadores. La comida aparece automáticamente y los depredadores se mantienen alejados.

Alternativamente, podría ser una respuesta al estrés o las luces artificiales utilizadas en la acuicultura. El hecho de que estos animales se críen en estanques donde pueden experimentar niveles anormalmente altos de luz artificial puede significar que hay un beneficio para los ojos más pequeños y menos sensibles a la luz.

El Dr. Joshka Kaufmann, investigador postdoctoral del University College Cork, Irlanda y codirector de la investigación, apuntó: “Hemos estado investigando los rasgos afectados por la hibridación entre poblaciones silvestres y cultivadas y cómo pueden contribuir a reducir la supervivencia. Mostrar qué permite que el tamaño de los ojos varíe en centros de cultivo, pero no en el río, nos da una pista de por qué los peces de cultivo y sus descendientes están mal equipados para lidiar con la vida en la naturaleza. Las fugas de centros representan una amenaza para la integridad genética de las poblaciones de salmón salvaje del Atlántico y afectan la abundancia de la población a largo plazo".

Lea también: