Skip to main content

“La relación entre academia e industria del salmón es más bien utilitaria”

Sebastián Escobar, profesor de Acuicultura del departamento de Ciencias Animales de la Facultad de Agronomía en Ingeniería Forestal de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Foto: PUC.
Sebastián Escobar, profesor de Acuicultura del departamento de Ciencias Animales de la Facultad de Agronomía en Ingeniería Forestal de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Foto: PUC.

Chile: El profesor de Acuicultura de la Universidad Católica, Sebastián Escobar, afirma que la industria chilena del salmón debiera incorporar científicos en su toma de decisiones, en todas las etapas de producción.

La relación entre los científicos y la industria nacional del salmón ha ido mejorando en el tiempo, y ello es confirmado por Sebastián Escobar, profesor de Acuicultura del departamento de Ciencias Animales de la Facultad de Agronomía en Ingeniería Forestal de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Sin embargo, hay varios desafíos que superar todavía, pese a la mayor confianza mutua.

Al respecto, Escobar admitió a Salmonexpert que “la relación la academia y la industria del salmón es más bien utilitaria, y con pocas proyecciones de profundizaciones a lo largo del tiempo. Es cierto que tenemos ejemplos exitosos como el desarrollo de vacunas, la identificación de marcadores moleculares o genéticos en reproductores, la formulación de dietas, pero a mi parecer responden a problemáticas productivas puntuales, donde el científico es convocado a entregar una solución rápida y oportuna, sin mayor profundización del fenómeno en sí. Es decir, estamos reaccionando en lugar de comprender mejor los fenómenos que ocurren en la industria del salmón”.

En vista de lo anterior, ¿cuáles son los desafíos de la industria chilena del salmón para mejorar su relación con la academia?

Uno de los desafíos que tiene el sector salmonicultor es la incorporación de científicos en la toma de decisiones. Esto permitiría una mejor comprensión y proyección a largo plazo de problemáticas que se presentan. Sé que puede ser muy complejo, y quizás difícil de implementar, pero me atrevo a decir que muchas decisiones que toma la industria son analizadas en razón a lo que ocurre en Europa o Canadá, cuando nuestra realidad es completamente distinta. 

Por lo tanto, uno de los desafíos desde la industria es romper con esta figura que se tiene del mundo académico y científico de requerir su participación únicamente en la resolución de problema, cuando su contribución o asesoramiento puede ser en todas las etapas de producción. Es interesante preguntarse también, ¿qué medidas toman las compañías una vez que se recibe e implementa la transferencia tecnológica de proyectos altamente competitivos como Fondef?  ¿Continúa en el tiempo esta asociación virtuosa empresa -universidad?

 ¿Y cuáles son los desafíos de la academia para mejorar la relación con la industria del salmón?

Los desafíos desde la academia son, por un lado, la formación de profesionales que puedan desempeñarse en esta área con una mirada interdisciplinaria y actualizada a las problemáticas reales de las salmonicultoras, lo que conllevaría a una mejor compresión de los procesos biológicos y productivos. Por esto, es crucial establecer lazos de colaboración con la industria y que los estudiantes conozcan de primera fuente los desafíos reales que enfrenta el sector. En segundo lugar, creo que los científicos deben aventurarse a participar más en el dialogo con empresarios y directores de centros de cultivo para comprender de mejor manera el funcionamiento del mercado.

¿El I+D+i es realmente importante para la salmonicultura chilena, a su juicio?

No cabe duda que I+D+i  es importante para la solmonicultura chilena, pero las empresas nacionales se están quedando atrás en el desarrollo tecnológico y están siendo forzadas a invertir en tecnología del exterior. Históricamente, en Chile el aporte de privados al desarrollo tecnológico (no sólo en la industria del salmón) es bajo porque no han descubierto la ventaja competitiva que otorga la inversión en innovación. De hecho, son pocas las empresas ligadas a la acuicultura que se apoyan en Franquicias Tributarias Específicas que otorga Chile para inversión en I+D, siendo esta una gran alternativa para el desarrollo de la industria.

Lea también: