Saltar al contenido principal
Mongstad Løken encontró accidentalmente un órgano no descrito hasta ahora en el salmón. Foto: NMBU.
Mongstad Løken encontró accidentalmente un órgano no descrito hasta ahora en el salmón. Foto: NMBU.

Noruega: El pequeño saco, que puede medir hasta 2 centímetros en un pez adulto, resultó ser una bolsa de mucosidad llena de células inmunes, que ayudaría al desarrollo de nuevas vacunas.

Después de dos años de estudios veterinarios, Oskar Mongstad Løken (26) tomó un año de licencia para abordar la línea ofrecida por el Colegio Veterinario a los estudiantes que desean sumergirse en la investigación.

En el otoño (hemisferio norte) de 2017, estaba en marcha con su proyecto de investigación en anatomía, donde debía examinar dos poros en la región anal del salmón: los poros abdominales que conectan la cavidad abdominal con el entorno externo del salmón.

Tomó secciones del tejido en la región anal y comenzó a estudiarlo con el microscopio. Al lado de los dos poros que estaba buscando, encontró una tercera estructura tubular o canal lleno de células inmunes. “¿Qué es esto?", le preguntó a su supervisor, profesor de anatomía veterinaria, Erling Olaf Koppang.

Koppang detalló que “no tenía idea de qué era. Al principio, estaba seguro de que era uno de los poros que estábamos buscando, pero Oskar estaba decidido a seguir averiguando”. Finalmente, se dieron cuenta de que simplemente habían encontrado un órgano nuevo y hasta ahora no descrito en el salmón, según se informa en el sitio asociado a Salmonexpert, Kyst.no, vía comunicado de prensa. 

“Dado que el órgano es visible a simple vista y está en estrecha relación con otras estructuras bien estudiadas, al principio parecía muy poco probable que esto no hubiera sido descrito por nadie antes. Pero cuando no encontramos nada en la literatura, la creencia de que habíamos encontrado algo nuevo surgió gradualmente”, dijo Oskar Mongstad Løken.

El pequeño saco, que puede medir hasta 2 centímetros en un pez adulto, resultó ser una bolsa de mucosidad llena de células inmunes. “Creo que todos, incluido yo mismo, hemos observado esta estructura y pensamos que hay un pliegue detrás del intestino. Todos lo han visto, pero sin verlo realmente. Pero cuando Oskar lo vio por primera vez, obviamente es conmovedor que esta sea una estructura en sí misma y algo más que un simple pliegue”, afirmó Koppang.

Oskar Mongstad Løken (26). Foto: NMBU.
Oskar Mongstad Løken (26). Foto: NMBU.

Los libros de texto deben ser reescritos

Y ahora el profesor piensa que los libros de texto deben reescribirse. “Se sabe desde hace tiempo que sólo las aves tienen una bolsa mucosa de células inmunes como parte de su sistema inmunitario. Se llama Bursa fabricii (Bolsa de Fabricio). Pero el moco que hemos encontrado en el salmón es similar a ésta en un nivel estructural. Hay una bolsa de moco de células inmunes en la región anal, al igual que la Bursa fabricii. También contiene células inmunes con una distribución similar a las primeras etapas del desarrollo de la Bursa fabricii del ave”.

“Este hallazgo es interesante para los estudios sobre el desarrollo del sistema inmune y le da una nueva dimensión a cómo vemos el sistema inmune en los peces. Con estos resultados, al menos uno ya no puede afirmar que dicha bolsa de mucosidad solamente existe en las aves”, recalcó Mongstad Løken.

“Por ahora, hemos examinado el salmón, pero actualmente estamos investigando si esta estructura también se encuentra en otras especies de peces. Al menos está en la trucha”, expresó Koppang. Sin embargo, aunque el órgano recién descubierto es similar al sistema inmune del ave, es demasiado pronto para decir si tiene la misma función.

Ahora esperan tener los medios para comenzar a estudiar la función del cuerpo. “Es increíblemente fácil imaginar que este hallazgo pueda tener algo que ver con el desarrollo de vacunas para peces. Tal vez esta es un área que se puede utilizar para activar el sistema inmune con vacunas”, destacó Koppang.

Lea también