Skip to main content

Laboratorio de Biotecnología Aplicada USS define líneas de acción

Dr. Marcos Godoy, director del Laboratorio de Biotecnología Aplicada. Foto: Francisco Soto, Salmonexpert.
Dr. Marcos Godoy, director del Laboratorio de Biotecnología Aplicada. Foto: Francisco Soto, Salmonexpert.

Chile: El recién inaugurado laboratorio de la Universidad San Sebastián perteneciente a la Facultad de Medicina Veterinaria se encuentra en estrecha relación con la industria salmonicultora y la formación de profesionales para el sector.

El Laboratorio de Biotecnología Aplicada (LBA) originado desde una sinergia con el Centro de Investigaciones Biológicas Aplicadas (CIBA), ambas entidades alojadas en la Universidad San Sebastián (USS) sede Patagonia, fue inaugurado el pasado 20 de diciembre y a pesar de llevar poco tiempo en funcionamiento, ya se encuentra participando en dos proyectos, y esperan “en un futuro ir sumando más”, afirma el Dr. Marcos Godoy, investigador y director del laboratorio.

En un recorrido por el LBA, el Dr. Godoy comenta a Salmonexpert que comenzaron el año incorporando dos investigadores que ayudarán a fortalecer el área de bioinformática y el área de neoplasias e infecciones inflamatorias crónicas en animales menores.

Formación académica

Sobre el objetivo del LBA, el académico manifiesta que quieren generar una unión entre la ciencia y el desarrollo de productos. “Queremos interactuar y conectar todo lo que es investigación aplicada con productos, herramientas tecnologías y técnicas diagnosticas que de alguna manera tengan aplicación clínica. Es decir, que lo que logremos desarrollar, tenga un significado clínico productivo para su aplicación en los centros de cultivo”.

El laboratorio también tendrá la misión de apoyar la formación de pregrado y post grado.

“En pregrado apoyamos las asignaturas de microbiología y patología. También, tenemos diferentes cursos del programa de magíster; de esta manera nuestro laboratorio le permite a los alumnos entrar en contacto con todas las tecnologías de diagnóstico convencionales y modernas con las cuales se verán enfrentados el día de mañana”, asegura Godoy.

Proyectos

Los proyectos en los que participa el LBA son el Programa Tecnológico Erizo y Loco (ELO) y el proyecto Lago Llanquihue, en los cuales tiene distintos roles.

En cuanto al primero, están encargados de investigar las enfermedades del erizo rojo y el loco con el objetivo de establecer un programa de prevención, antes del repoblamiento. “Esto es sumamente importante ya que estos recursos no se ven afectados con la marea roja, implicando una alternativa a las personas que viven de otras especies”, explica el director del laboratorio.

Sobre la iniciativa en el Lago Llanquihue, es un proyecto de vinculación con el medio que pretende hacer un levantamiento de la condición sanitaria de los peces silvestres, con otro eje enfocado en la calidad del agua.

Objetivo y división

Objetivo: Establecer una unidad de soporte para el pregrado, la formación de postgrado, la investigación y, en el futuro, la Vinculación con el Medio, en el contexto de la aplicación de la Biotecnología.

División: Laboratorio de biología molecular, Laboratorio de patología clínica, Laboratorio de histopatología, Laboratorio de microbiología clínica y Laboratorio de Nutrición y salud.

Comenzarán con programas de recopilación de datos históricos y actuales que son públicos, los que serán complementados con análisis realizados por el laboratorio, esto con el objetivo de establecer información científica que permita gestionar el recurso para utilizarlo y conservarlo.

"En la primera reunión, muchos actores, tanto públicos como privados, se sumaron a la iniciativa y están con muchas ganas de aportar, ya que la comunidad quiere el lago limpio, pero también lo quieren utilizar y por otro lado se tiene que preservar", señala Godoy en cuanto a interés e importancia de la iniciativa.

Para finalizar, el Dr. Godoy recalca el hecho de que el LBA cumple el rol de ser una plataforma genérica donde los investigadores pueden desarrollar sus ideas, y CIBA por su parte, cumple el proposito de ser la antena tecnológica, que vincula a los veterinarios con los actores productivos.

"Si bien nuestro laboratorio funciona como un laboratorio convencional, abarca todos los ámbitos tanto de investigación como los de formación y vinculación con el medio", concluye.