Saltar al contenido principal
El 3 de enero pasado se presentó una demanda colectiva por hasta US$500 millones ante el Tribunal Federal de Canadá. Foto: Citynews Toronto.
El 3 de enero pasado se presentó una demanda colectiva por hasta US$500 millones ante el Tribunal Federal de Canadá. Foto: Citynews Toronto.

Canadá: La demanda colectiva en proceso, tiene su génesis en las acusaciones de colusión en contra de salmonicultoras noruegas, prácticas que habrían afectado a los consumidores de Canadá.

Las salmonicultoras noruegas con intereses comerciales en América del Norte se enfrentan a una posible demanda colectiva que busca hasta US$500 millones por las acusaciones de colusión en su contra, en el sentido de fijar los precios del producto que terminó en los platos de los consumidores en todo Canadá.

La demanda canadiense, presentada el 3 de enero pasado en el Tribunal Federal de Toronto, se produce a raíz de otras acciones civiles al sur de la frontera y consultas regulatorias en ambos lados del Atlántico. Las compañías niegan haber actuado mal, de acuerdo con lo informado por CBC News.

La activista contra la pobreza Irene Breckon de Elliot Lake, Ontario es la principal demandante en el proceso judicial recién presentado, que incluiría a cualquier persona en Canadá que haya comprado salmón de cultivo y productos relacionados después del 1 de julio de 2015.

Los demandados incluyen a las compañías noruegas Grieg Seafood, Leroy, Mowi y varias de sus filiales estadounidenses y canadienses. También están nombradas como acusadas SalMar y Scottish Sea Farms, donde esta última empresa se describe en documentos judiciales como el segundo mayor productor de salmón del Reino Unido.

"Los acusados ​​y sus conspiradores no identificados controlan el mercado de salmón canadiense", dice la declaración de reclamo presentada por Sotos LLP, con sede en Toronto, la cual alega que las compañías formaron parte de una eventual coordinación ilícita "para fijar los precios mundiales y norteamericanos del salmón".

Las acusaciones no se han probado en el tribunal y no se han presentado declaraciones de defensa en este momento. En tanto, la demanda necesita aprobación judicial para proceder como una acción de clase.

Hace casi un año, la Comisión Europea realizó inspecciones sin previo aviso de varias empresas de salmón relacionadas con una posible colusión. Luego, en noviembre de 2019, Mowi, Grieg Seafood, SalMar y Leroy revelaron públicamente que estaban siendo citadas por la división antimonopolio del Departamento de Justicia de EE. UU. en el marco de una investigación penal que involucra acusaciones similares.

Lea también: