Saltar al contenido principal
Imagen referencial de alimento acuícola. Foto: Archivo Salmonexpert.
Imagen referencial de alimento acuícola. Foto: Archivo Salmonexpert.

Noruega: En su reporte 2018, la empresa de alimentos acuícolas afirmó que, pese a que incursiona en proteínas alternativas como insectos y aceite de algas, no dejará de usar harina y aceite de pescado sostenibles.

Skretting se ha caracterizado por incursionar en el uso de proteínas en base a insectos y aceite de algas marinas, de hecho, ganó un premio por su linea MicroBalance FLX, el primer alimento para salmón comercial libre de harina de pescado y otras proteínas marinas.

También produce N3, una dieta de salmónidos que utiliza aceite de algas suministrado por Veramaris para reducir o incluso eliminar el aceite de pescado de la formulación.

Fuentes marinas

En su reporte de sustentabilidad 2018, la compañía propiedad de Nutreco señaló que si bien los nuevos ingredientes ofrecen una oportunidad para superar el riesgo de una escasez de materias primas, la escalabilidad es esencial para que su aplicación sea exitosa.

“Si bien estamos trabajando para reducir la dependencia de los ingredientes marinos, no debemos dejar de usar completamente estas materias primas de origen sostenible que están disponibles. Tenemos que reconocer que hacerlo podría tener efectos perjudiciales en las pesquerías administradas de manera responsable. Debido a que tanto la harina como el aceite de pescado siguen siendo relativamente abundantes y proporcionan fuentes naturales y bien equilibradas de proteínas y energía de alta calidad para la formulación de alimentos para acuicultura, continuaremos utilizándolos en nuestras dietas”, señaló la empresa.

"Sin embargo, nos esforzaremos por hacerlo de manera mucho más selectiva, al mismo tiempo que le daremos a las nuevas tecnologías la plataforma para hacer contribuciones tangibles a la producción futura de alimentos", agregó la compañía.

Soya

Therese Log Bergjord, CEO de Skretting. Foto: Skretting.
Therese Log Bergjord, CEO de Skretting. Foto: Skretting.

En su introducción al reporte, la CEO de Skretting, Therese Log Bergjord, se refirió a los desafíos que enfrentan, puntualizando en las graves acusaciones realizadas durante el 2018 contra su cadena de suministro de soya.

“Después de que se publicara un informe en el que se afirmaba que nuestros proveedores habían participado en actividades ilegales, realizamos una auditoría independiente de nuestro código de conducta para proveedores. Al mismo tiempo, solicitamos al auditor que examinara otras alegaciones”, apuntó la ejecutiva.

Bergjord concluyó que “las auditorías no encontraron evidencia referente a que cualquiera de nuestros proveedores haya comprado en granjas de soya que participan en actividades ilegales relacionadas con la deforestación, el trabajo con “esclavos” (slave like) o el uso ilegal de pesticidas. Aunque este fue un resultado positivo, lo vemos como un proceso continuo. Tenemos la responsabilidad de asegurarnos de que los productos que compramos se desarrollen de manera sostenible y ética".

Lea el informe completo aquí .

Lea también: