Superintendente (S) de Medio Ambiente, Emanuel Ibarra. Foto: SMA.
Superintendente (S) de Medio Ambiente, Emanuel Ibarra. Foto: SMA.

“Los de Nova Austral son primeros casos de sobreproducción con daño ambiental”

Chile: Según las muestras de agua y sedimento tomadas por la SMA, la zona donde operaban los centros de la empresa, en el Parque Nacional Alberto de Agostini, estaba sin vida, por eso se revocaron.

Publicado

La Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) remeció a la industria aplicando por primera vez en su historia la sanción revocación de las Resoluciones de Calificación Ambiental (RCA), a tres centros de cultivo de salmón ligados a Nova Austral: Cockburn 14, Cockburn 23 y Aracena 10, que no estaban en funcionamiento. 

Y la máxima sanción se impone tras concluir procedimientos sancionatorios iniciados hace dos años contra la empresa, acreditándose que en los casos mencionados superó ampliamente los límites de producción máxima autorizada, generando daño ambiental en Parque Nacional Alberto de Agostini, en la comuna de Cabo de Hornos, región de Magallanes.

Al respecto, Emanuel Ibarra, superintendente (S) de Medio Ambiente, comenta a Salmonexpert que se tomó la decisión de revocar permisos “porque son los primeros casos en el sector salmonicultor de sobreproducción que causan daño ambiental en un parque nacional. No tenemos otros iguales, así que lo indicado por la empresa no es tal, además Nova Austral cuenta con varios procesos de tipo sancionatorios ante la SMA”.

Ibarra afirma que, considerando casos que hayan terminado con sanciones no pecuniarias por daño ambiental, destaca el referente a la minera Pascua Lama, que resultó clausurada. Asimismo, dice que Nova Austral, en estos casos -que califica como graves-, no optó por los llamados Programas de Cumplimiento, sino que a defensa. 

“En los tres casos de sobreproducción se acreditó daño ambiental, en el Parque Nacional Alberto de Agostini, que es una afectación en la columna de agua y al sedimento el cual se produce por mayor carga orgánica en la zona marina”, detalla el titular de la SMA. 

De acuerdo con sus muestras de agua y sedimento, el medio ambiente estaba azoico, es decir, sin vida “y si sumamos estos tres centros de cultivo de Nova Austral, son varias hectáreas que están involucradas, con lo que se cumplían todos los criterios para acreditar daño en el lugar”. 

La Autoridad Ambiental señala que se tomaron muestras de sedimento, se analizó en detalle la columna de agua, “y conseguimos las imágenes submarinas, donde se evidencia la calidad en que quedó el sedimento marino, y allí encontramos que el medio ambiente estaba azoico, sin vida, y cuando ocurre en un área protegida un hecho así tiene incidencia mucho más importante”. 

“De este modo, se alteran los ciclos biológicos del lugar, y como estamos hablando de un área que es protegida, tenemos un total de 63 especies en la categoría de conservación que se afectan gravemente”, apunta el superintendente (S) de Medio Ambiente. Ahora, Nova Austral puede optar por recurso de reposición en la SMA o reclamar en el Tribunal Ambiental de Valdivia, acciones que ya adelantó que tomará.