Sobrevuelo donde se observa la extensión geográfica que abarca la mancha en el agua causada por Prorocentrum micans. Foto: Pamela Urrutia.
Sobrevuelo donde se observa la extensión geográfica que abarca la mancha en el agua causada por Prorocentrum micans. Foto: Pamela Urrutia.

Entregan detalles sobre actual floración de microalga en Seno de Reloncaví

Chile: La recomendación para los centros de cultivo de salmónidos en la zona radica en activar los sistemas de mitigación, cuidando la oxigenación, ya que las microalgas presentes no son tóxicas.

Leptocylindrus danicus y Prorocentrum micans serían las microalgas causantes de la mancha observada en el agua desde el año pasado en el Seno de Reloncaví, específicamente en el barrio 2.

Las buenas noticias para la industria salmonicultora es que ninguna de las microalgas son productoras de toxinas, por lo que no se ha registrado nocividad en salmones. Sin embargo, sí se asocian a bajas de oxígeno en la noche, sobresaturación en el día y turbiedad del agua.

Baja de oxígeno

Fabiola Villanueva, directora ejecutiva de @FAN spa., comenta a Salmonexpert que L. danicus comenzó a aumentar su concentración desde los últimos días de enero superando las 10.000 células/ml y P. micans, por su parte, empezó a incrementar su concentración a principios de febrero alcanzando las 3.400 células/ml el día de ayer.

Debido a lo anterior, la experta llama a extremar los monitoreos constantes tanto dentro como fuera de las jaulas para actualizar las concentraciones de las microalgas, y explica los posibles efectos en los peces debido a las alzas y bajas de oxígeno.

“Es la diferencia en los porcentajes de saturación los que podrían causar problemas en los peces. Hemos evidenciado alzas y bajas de oxígeno bastante intensas, donde las concentraciones de P. micans se han disparado causando porcentajes de saturación de oxígeno de más de 160% en el día y bajas en la noche de hasta 60% en algunos sectores”, da a conocer Villanueva.

Otros posibles problemas asociados a P. micans, de acuerdo con la investigadora, es que al ser una microalga flagelada se mueve de forma vertical en la columna de agua, ubicándose en la parte baja, de noche, consumiendo oxígeno, liberando C02 y afecta el nado de los peces que de igual forma están en la parte baja de las jaulas.

Sumado a lo anterior, altas concentraciones de esta microalga generan una alta turbidez del agua, hecho que afectaría la alimentación de los peces los cuales no ven los pellets.

Activar sistemas de mitigación

A pesar de lo anterior, la directora ejecutiva de @FAN spa. detalla que al tener una cubierta rígida y no producir toxinas, los sistemas de mitigación como surgencia o cortinas de burbujas serían efectivos para prevenir una afectación de los peces.

“Se recomienda activar las tecnologías de mitigación, ya que en este caso es mejor mover el agua. El pez avisa: si el pez se siente congestionado o no quiere comer es un indicio de que la microalga lo está afectando, por lo tanto, no descuidar la oxigenación del centro. Las sobresaturaciones provocan que los peces se estresen y no quieran comer, y también produce embolia”, aclara Villanueva.

Finalmente, la experta recomienda continuar con los monitoreos tanto en los módulos de cultivo como en sectores aledaños, poner atención a otras microalgas posiblemente tóxicas y sobrevuelos para hacer seguimiento al movimiento de la mancha en el agua.