Saltar al contenido principal

Acuinor avanza en certificaciones de sustentabilidad para cultivo de seriola

Las instalaciones están ubicadas a 20 km de Caldera (región de Atacama). Imagen: Acuinor.
Las instalaciones están ubicadas a 20 km de Caldera (región de Atacama). Imagen: Acuinor.

Chile: La empresa está en etapa de implementación de certificaciones internacionales para el cultivo de Seriola lalandi, en el Norte de Chile, apoyada por Corfo.

En línea con la búsqueda de alternativas para la diversificación acuícola en Chile, hace 13 años, Acuionor comenzó  20 kilómetros al norte de Caldera, con un cultivo de Seriola lalandi (también conocida como Vidriola o Palometa) que se realiza en estanques en tierra con sistemas de recirculación de agua de mar y en ambiente controlado, a una temperatura de 24 ºC.  

El proyecto ha sido desarrollado en base a capitales propios y el apoyo de Corfo, mediante la ejecución de una serie de proyectos de Desarrollo Tecnológico,  como lo fue el Programa de Diversificación de la Acuicultura Chilena y como lo es el Programa Tecnológico Estratégico actualmente en ejecución.

Ahora, la empresa quiere avanzar un paso más allá.  Según explicó Muriel Teixido, gerente comercial de Acuinor mediante un comunicado de prensa: “Durante el transcurso del 2020 estamos trabajando en la certificación de la producción bajo normativas internacionales, que regulan aspectos de calidad, responsabilidad social, medio ambiente y entorno, seguridad y salud de los trabajadores, salud y bienestar animal, situación vanguardista para los cultivos de especies marinas en Chile, como la Seriola”.

Con la asesoría de Guillermo Clarke de  Consultora Clarke, se están adaptando los procesos bajo las normas de GlobalG.A.P., BAP (Best Aquaculture Practices), FOS (Friend of the Sea) y ASC (Aquaculture Stewardship Council), para cumplir con las exigencias de los mercados internacionales.

Según explicó este asesor, “aspectos como las barreras sanitarias para las exportaciones pueden ser resueltas de mejor manera certificando los procesos de cultivo y se convierten en herramientas muy útiles en periodos de crisis, como los de la pandemia , la que genera  mayores restricciones y rigurosas medidas sanitarias para el sector en todo el mundo. Si bien en Chile ya existen muchos avances con este tipo de certificaciones en la industria del salmón y en los choritos de cultivo, en el caso de la Seriola lalandi será una experiencia pionera y por ello estamos adaptando nuestra experiencia del sur de Chile a este nuevo desarrollo acuícola”.

Las normas en proceso de implementación en Acuinor son: ASC, Aquaculture Stewardship Council; BAP, Best Aquaculture Practices; Global GAP; y FOS, Friend of the Sea.

Acuinor.
La seriola alcanza un peso de cosecha de 5 kg. Imagen: Acuinor.
La seriola alcanza un peso de cosecha de 5 kg. Imagen: Acuinor.

Químicos ni antibióticos

Una ventaja a destacar en la producción de Seriola en RAS, es poder asegurarle al consumidor de los mercados internacionales  que, entre otras cosas, no se utilizan químicos ni antibióticos en las etapas de cultivo. 

Por ello,  Clarke sostiene que las distintas normas “consideran algunos aspectos que para Seriola son muy positivos y fáciles de cumplir,  como la no utilización de fármacos  o asegurar la sustentabilidad de las materias primas de origen marino  que son utilizadas en la elaboración de alimentos balanceados para alimentar a los peces de cultivo”.

“Después de más de una década de trabajo, sabemos que esta especie es una de las mejores para  la producción acuícola por su rápido crecimiento -entre 13 a 14 meses , para alcanzar un peso de 5,0 kgs-  alto valor de mercado y por ser una especie conocida a nivel mundial.  Por ello creemos importante someter nuestros procesos a la evaluación de auditorías externas que permitan asegurar a los consumidores que nuestra actividad es responsable a nivel ambiental y social”, apuntó la representante de Acuinor.  

Clarke finalizó comentando que, “día a día se hace más necesario contar con la trazabilidad del producto que llega a los mercados. Esta es una demanda cada vez más requerida por los consumidores, especialmente en países como Inglaterra, Alemania y Francia.  Las empresas certificadoras realizan campañas de promoción con las cadenas de supermercados y organizaciones de consumidores, promoviendo el concepto del consumo de alimentos sustentables, como es el caso de WWF (World Wildlife Fund), y de la certificación ASC para promover a las empresas que se han comprometido bajo estos estándares internacionales.