Saltar al contenido principal
Entre las líneas experimentales y la media de una población no seleccionada, se encontró hasta un 53% de diferencia en los niveles de infestación por piojo de mar. Foto: Lars Hamre.
Entre las líneas experimentales y la media de una población no seleccionada, se encontró hasta un 53% de diferencia en los niveles de infestación por piojo de mar. Foto: Lars Hamre.

Noruega: Los expertos de AquaGen creen que el carácter para la resistencia del salmón Atlántico a L. salmonis depende, en una proporción relevante, de los mismos genes que para Caligus.

En dos generaciones de su núcleo genético, AquaGen ha logrado determinar cuáles son los genotipos más y menos susceptibles al piojo Lepeophtheirus salmonis dentro de sus familias.

Lo anterior ha estado exclusivamente enfocado a los caracteres de alta y baja resistencia, es decir, en la habilidad del salmón de resistir o no al parásito, dejando de lado todos los demás caracteres comúnmente considerados en los procesos de selección (crecimiento, rendimiento, color, entre otros).

“Así, el 2017, en Noruega se produjeron ovas que dieron origen a la segunda generación de dos líneas experimentales. Individuos de estas líneas de alta y baja resistencia al piojo participaron luego en un desafío experimental (en sistema cerrado) a infestaciones del parásito, dando como resultado una significativa diferencia entre las dos líneas experimentales (53% de diferencia) (Gráfico) y entre estas y la media de una población no seleccionada (alta resistencia= -40%; baja resistencia = +29%)”, explica a Salmonexpert Matías Medina, director en Ciencia y Tecnología de AquaGen.

Lo anterior significa que la línea de alta resistencia posee un 40% menos parásitos respecto de la población no seleccionada, y la línea de baja resistencia, tuvo un 29% más de infestación respecto de la población no seleccionada.

Fuente: Aquagen.
Fuente: Aquagen.

“Con estas dos generaciones de selección focalizada exclusivamente en la resistencia a L. salmonis, hemos podido demostrar el aporte que la genética y genómica pueden hacer al control del parásito. Sin embargo, esperamos ver hasta dónde podemos llegar en el objetivo de hacer un pez resistente. Para esto, hemos vuelto a seleccionar a los descendientes de la línea resistente basándonos sólo en la selección por este carácter”, añade Medina.

Esta nueva generación de peces pretenden desafiarla durante este año y con eso esperan evaluar cuánto más resistente al piojo de mar podría llegar a ser el salmón Atlántico.

Hoy, tanto en Noruega como en Chile, la compañía está aplicando selección genómica para L. salmonis y Caligus, respectivamente, pero dicha selección ha sido balanceada con otros caracteres de importancia comercial, siendo el crecimiento el carácter más importante.

Carácter poligénico

Línea genética experimental

La línea genética de alta resistencia es experimental, pues solamente busca demostrar la contribución que la genómica puede hacer en la resistencia al piojo de mar, pero no sigue los protocolos de selección balanceada por todos los atributos de importancia productiva que utiliza AquaGen.

En cuanto a los rasgos genéticos ligados a la resistencia del pez contra el parásito, el ejecutivo señala que se trata de un carácter controlado por diversos genes.

“La experiencia que hemos desarrollado, así como en la selección genómica (balanceada) que hemos hecho para la resistencia a L. salmonis y Caligus, no responden a la selección por un solo marcador o QTL. Hemos confirmado que la resistencia a ambas especies de parásitos es un carácter poligénico, es decir, controlado por muchos genes”, aclara Medina.

Con estos datos y análisis cruzados provenientes de los múltiples desafíos realizados entre los años 2014 y 2018, tanto en Chile como en Noruega, los expertos de AquaGen creen que el carácter para la resistencia a L. salmonis depende, en una proporción relevante, de los mismos genes que para Caligus, por lo que los resultados experimentales detallados anteriormente son aplicables también a la resistencia a Caligus.

Lea también: