Saltar al contenido principal
Centro Caicura de Salmones Blumar. Foto: Directemar.
Centro Caicura de Salmones Blumar. Foto: Directemar.

Chile: Las 16 jaulas del sitio están hundidas a 295 metros de profundidad, con una mortalidad de 2.900 toneladas de salmón, así que los fiscalizadores estudian el plan de Blumar para retiro seguro.

Sernapesca cifró en 103.720 los peces escapados desde 2 de 18 jaulas del centro Caicura, propiedad Blumar, correspondientes al 12% del total de ejemplares presentes en el sitio de cultivo, mientras que los 16 módulos restantes se hundieron arrastrando consigo a 771.405 salmones, resultando en una mortalidad estimada de 2.900 toneladas ubicadas ahora en el fondo marino, considerando que el peso promedio de los individuos era de 3,8 kilos. 

Tras esto, la directora nacional de Sernapesca, Alicia Gallardo, afirmó que la empresa envió cuatro propuestas para el reflote de las estructuras hundidas a 300 metros de profundidad y el plan para retiro seguro de la mortalidad, frente a los cuales está realizando un análisis de riesgo. En esa línea, el superintendente del Medio Ambiente, Cristóbal de la Maza, contó a Salmonexpert que “estamos esperando el pronunciamiento de la Autoridad Marítima al respecto”. 

El superintendente del Medio Ambiente admitió que no será fácil el proceso de retiro de mortalidad masiva y de jaulas del centro Caicura. “Se produce un elevado riesgo al extraer la materia orgánica en descomposición, ya que se pueden formar bolsones de ácido sulfhídrico, que en concentraciones altas son mortales para las personas que sean parte de los trabajos, y generar daños ecosistémicos si es que el proceso no se maneja de forma adecuada”. 

¿Y cuál sería el efecto de que 2.900 toneladas de mortalidad de salmón se encuentren en el fondo marino? De la Maza indicó que “toda esa materia orgánica se descompone por acción de bacterias que se encuentran en el entorno, las cuales consumen oxígeno y empiezan a sobrepoblar la zona, y cuando se termina el alimento, se descomponen hasta consumir gran parte del oxígeno del lugar, formando áreas muertas que podrían afectar a los otros centros de cultivo de salmónidos de los alrededores, pudiendo generar una mortalidad masiva en éstos”.

Superintendente del Medio Ambiente, Cristóbal de la Maza. Foto: SMA.
Superintendente del Medio Ambiente, Cristóbal de la Maza. Foto: SMA.
Directora nacional de Sernapesca, Alicia Gallardo. Foto: Sernapesca.
Directora nacional de Sernapesca, Alicia Gallardo. Foto: Sernapesca.

Con todo, el titular de la SMA apuntó que, como la mortalidad masiva está en niveles de 295 metros de profundidad, “allí, los niveles de presión de la columna de agua sobre la biomasa pueden ayudar bastante a mantener este efecto encapsulado, sin embargo, ello se tiene que evaluar por cada uno de los expertos contratados por Blumar, tras nuestras exigencias y de las distintas autoridades”. 

Frente a esto, la autoridad ambiental establecerá un control de seguimiento “muy potente, nunca antes visto en Chile, que nos permitirá observar cualquier desviación en los medios físico y biológico ligados al centro Caicura y saber si está ocurriendo algo que afecte al ecosistema relacionado, para tomar acciones en ese caso”.

¿Y el escape masivo?

Luego de verificarse de que se escaparon casi 104.000 salmones desde el centro Caicura de Blumar y que la empresa ha recapturado más de 28.000 peces, esto es, el 27,26% del total -sobre el mínimo legal de 10%- el superintendente de la Maza aclaró que “no significa que no haya daño ambiental, lo que se elimina solamente es la presunción. Más de 70.000 individuos se mantienen en el entorno, de los que uno puede esperar que 25.000 ejemplares mueran de inanición y que el resto compitan con especies locales, incluso depredándolas, con un efecto ecosistémico”.

De la Maza detalló cuál es ese control de seguimiento: “exigimos a la empresa junto con la Autoridad Marítima, un programa de muestreo en zonas del Seno de Reloncaví que pudieran ser afectadas por la mortalidad masiva, además de instalar equipos de monitoreo continuo de variables ambientales en el lugar mismo del hecho, con sensores a más de 100 metros de profundidad, y de investigar si existen potencial de floraciones algales nocivas por este evento”.

Por su parte, el Comandante Felipe González, Capitán de Puerto de Puerto Montt, dio a conocer a Salmonexpert que Blumar les mandó un e-mail con el dossier relativo al plan de reflotamiento de estructuras hundidas del centro Caicura y de retiro seguro de la mortalidad masiva, que es objeto de actual análisis en sus aspectos técnicos, para posterior aprobación o rechazo. 

La Autoridad Marítima advirtió que “puede ser conveniente retirar las estructuras y la mortalidad de salmones para evitar más contaminación en el sector o bien, es factible que convenga no hacerlo, por la eventual dispersión de contaminantes, pero ello no es resorte nuestro, sino que de los entes de fiscalización ambiental. Con todo, solicitamos a la compañía monitorear el estado de la columna de agua tras el hundimiento del centro Caicura y prácticamente al día después del evento, decidimos denunciar a la empresa por posible daño ambiental ante la Bidema de Valdivia”.

Lea también: