Saltar al contenido principal

Criterios ESG para una inversión responsable en la industria del salmón

Nicolás Calderón, gerente Senior de Sostenibilidad.
Nicolás Calderón, gerente Senior de Sostenibilidad.

*Columna de Opinión para Salmonexpert de Nicolás Calderón, gerente Senior de Sostenibilidad de EY.

En la actualidad, se observa un creciente interés por parte de los inversionistas en integrar criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG por sus siglas en inglés) en la toma de decisiones. Dicho interés surge, al reconocer que los factores de riesgos están cambiando, y la incorporación de estos criterios ya no es considerada simplemente como una buena práctica o para ayudar a la reputación de las empresas, sino como acciones necesarias para mejorar el desempeño de las compañías.

Es así como el concepto de inversión responsable se ha consolidado como una estrategia para incorporar factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo en las decisiones de inversión y en el ejercicio activo de la propiedad. Existen iniciativas como los Principios para la Inversión Responsable (PRI) que nace de inversionistas, en asociación con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y el Pacto Global de la ONU, que ha desarrollado principios que buscan entender el impacto de los factores ESG en las inversiones. En la actualidad, se observa una mayor inclinación de parte de inversionistas y fondos de inversión hacia empresas con criterios ESG consolidados, tendencia que se verá incrementada en los años siguientes. 

Es en este escenario que la industria salmonicultora chilena enfrenta un gran desafío, ya que, al tener un posicionamiento global, debe de mantener y aumentar los esfuerzos en la integración y tratamiento de estos factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo para dar respuesta a un mercado que se rige bajo rigurosos estándares internacionales.

 Los criterios ESG han adquirido una función significativa en el proceso determinar riesgos y rendimientos, lo que conlleva la necesidad de mantener un adecuado control sobre temas como acciones para enfrentar el cambio climático, gestión de residuos y contaminación, condiciones laborales de los empleados, soborno y corrupción, relacionamiento comunitario e inversión social, relaciones gubernamentales, reportabilidad, entre otras.

Si bien, la industria salmonicultora ha avanzado en la adopción de estos criterios, lo cual se puede observar en los reportes de sostenibilidad y la incorporación de indicaciones de Global Salmon Initiative (GSI) en varias compañías; es necesario consolidar una estrategia de sostenibilidad integral que permee a todos los niveles de las empresas.

Una estrategia de sostenibilidad que integre los criterios ESG permitirá, sin duda, aumentar el reconocimiento de la comunidad financiera, mejorar los niveles de transparencia y una adecuada orientación de los inversionistas hacia los beneficiarios y clientes finales.