Saltar al contenido principal

Desarrollan tecnología hidroacústica que detecta momento exacto para alimentar salmones

Prueba del sistema de alimentación basado en sonido SICA. Foto: Magnus Oshaug Pedersen.
Prueba del sistema de alimentación basado en sonido SICA. Foto: Magnus Oshaug Pedersen.

Noruega: El innovador sistema funciona a partir de sensores acústicos pasivos, inteligencia artificial y aprendizaje automático, junto con videovigilancia, para una alimentación más precisa de los peces.

En los últimos años, la industria de la acuicultura ha trabajado arduamente para reducir los costos y la eficiencia en la producción. El costo del alimento es aproximadamente el 50% de los costos de cultivo de salmón, por lo que se puede ahorrar mucho dinero alimentando adecuadamente.

Al mismo tiempo, es igualmente importante garantizar el bienestar animal y reducir la huella ambiental de una de las industrias más grandes de Noruega. Ahora los investigadores han desarrollado una solución que utiliza tanto la hidroacústica, es decir, ondas de sonido bajo el agua, como la inteligencia artificial para alimentarse con la mayor precisión posible, escribe Sintef en su sitio web y según informa el medio asociado a Salmonexpert, Kyst.no. 

“Hay varios beneficios asociados con alimentar a los peces cuando realmente tienen hambre y detenerse cuando está lleno, se desperdicia menos alimento y hay menos contaminación debajo de las jaulas. Medidas importantes que contribuyen a una acuicultura más sostenible”, dice la investigadora Eleni Kelasidi, de Sintef Ocean.

Estudiar el comportamiento 

Los estudios de video de peces en jaulas se han utilizado durante mucho tiempo en la industria para poder monitorear el comportamiento de los peces, incluso cuando están siendo alimentados.

“La desventaja es que las cámaras de vigilancia cubren sólo una pequeña sección de la jaula y se ven pocos de los 200.000 ejemplares que pueden estar allí”, admite Kelasidi.

El micrófono que saldrá de la jaula es parte del SICA, un sistema de forzado automático basado en señales acústicas. Foto: Hamid Er-Rachdi y Rosa Martínez (CTN).
El micrófono que saldrá de la jaula es parte del SICA, un sistema de forzado automático basado en señales acústicas. Foto: Hamid Er-Rachdi y Rosa Martínez (CTN).

“La videovigilancia, por otro lado, nos ha demostrado que toda la población de peces cambia de comportamiento en relación con la alimentación. Hace movimientos tanto horizontales como verticales y cambia tanto la velocidad como la profundidad con la que nada”, indica la investigadora.

Este cambio de comportamiento es el punto de partida para un nuevo sistema de alimentación automático desarrollado por el instituto de investigación español CTN. El sistema, Smart System For Feeding Control (SICA), es simplemente un sistema que interpreta el sonido de la población de peces.

Inteligencia artificial y sonido

“Nuestro sistema combina varias tecnologías diferentes”, sostiene Rosa Martínez Álvarez-Castellanos, quien trabaja con investigación y desarrollo en CTN.

“Hay sensores acústicos pasivos, inteligencia artificial y aprendizaje automático, combinados con videovigilancia directa. La información recopilada a través de una unidad de monitoreo en las jaulas se envía de forma inalámbrica a la carcasa donde una unidad de control utiliza los algoritmos para controlar la carcasa”, explica la investigadora.

El instituto de investigación ha adquirido el conocimiento del concepto en unas instalaciones del Mediterráneo, donde se cultivan lubinas. Para verificar que el concepto funciona en otras condiciones y "entrenar" los algoritmos del sistema, fueron a Frøya, al laboratorio de acuicultura a gran escala de Sintef ACE.

Durante los experimentos en un centro de cultivo en las afueras de Frøya, los investigadores entrenaron al sistema para comprender los movimientos del salmón.

Los sensores acústicos escucharon los sonidos de los peces en las jaulas. Al realizar varios experimentos de alimentación, incluidos análisis de videovigilancia, los investigadores ajustaron los algoritmos que controlaban las máquinas de alimentación.

De esta forma, el sistema puede detectar cuándo el pez tiene hambre y cuándo está lleno, y así comenzar y detener la alimentación en el momento adecuado.

Lea también: