Saltar al contenido principal

“Dotaciones fatigadas podrían provocar paralización de nuestra marina mercante”

Foto: Fenasiomechi.
Foto: Fenasiomechi.

Chile: La Federación de Oficiales afirma que Directemar no ha cumplido con escalas de referencia para establecer dotaciones mínimas en barcos, ello, “por defender intereses de los armadores”.

En relación con el proyecto de modificación de la Ley de Navegación, que tiene el propósito de prohibir el uso del piloto automático, debido a la cantidad de accidentes ocurridos, con la consecuente pérdidas de vidas humanas, “hemos tomado conocimiento de la declaración de Directemar en la que se empieza a reconocer que los accidentes no son atribuibles al piloto automático, que es una ayuda a la navegación, sino que corresponden a factores humanos, es decir dotaciones fatigadas”, manifiesta a Salmonexpert Arturo Bravo, presidente de la Federación Nacional de Sindicatos de Oficiales de Naves Mercantes y Especiales de Chile (Fenasiomechi). 

Así las cosas, Bravo afirma en su declaración que el piloto automático “no debe ser eliminado por ser una gran ayuda a la navegación, pero en definitiva la autoridad debe entender que no debe continuar con dotaciones fatigadas, ya que cualquier instrumento de ayuda a la navegación no reemplaza el factor humano, y el continuar haciendo exigencias a estas dotaciones fatigadas podría en un futuro inesperado provocar situaciones que nadie quiere que ocurra, como lo es un gran estallido del personal embarcado que llegue a consecuencias tales como paralizar nuestra marina mercante. Dotaciones fatigadas podrían provocar la paralización de nuestra marina mercante”. 

“Debemos manifestar al respecto que esta Federación de Oficiales de Naves Mercantes y Especiales, que agrupa a oficiales de puente y máquinas por espacio de casi 20 años, ha venido realizando un trabajo ante Directemar con el propósito de cumplir con las leyes nacionales y los convenios internacionales acogidos por nuestro país, con el propósito de mejorar la seguridad y proteger derechos fundamentales del personal embarcado o gente de mar, vulnerados con el conocimiento de Directemar y Dirección del Trabajo”, recalca al respecto el presidente de la Fenasiomechi.

En 1999, de acuerdo con el dirigente, se promulgó el D.S. 31 “Reglamento para fijar dotaciones mínimas de las naves” que particularmente en su artículo 11 dispone que: “Directemar mantendrá escala de referencias de acorde las directrices y recomendaciones O.M.I. (Organización Marítima Internacional), “lo que Directemar nunca cumplió, en una actitud sesgada y especialmente por defender intereses de los armadores (costo de dotaciones). Sin embargo, ante la cantidad de denuncias y accionar de nuestra organización, Directemar tomó la decisión de establecer las escalas de referencias largamente evadidas”.  

“Es así que luego de largos años de trabajo, específicamente en abril de 2020, Directemar promulgó el ordinario/permanente circular o-71/036, D.G.T.M. y M.M. ordinario N° 12600/199 VRS., que aprueba la circular de la Dirección General del Territorio Marítimo y de Marina Mercante, ordinario N° o-71/036, publicado en el Diario Oficial el 12 de mayo de 2020, cuyo numeral IX, definía como entrada en vigencia el 12 de agosto de 2020, pero que en el mismo numeral otorgaba un plazo de doce meses para que los armadores cumplieran con las nuevas dotaciones, lo que es increíble, les otorgó plazo para seguir infringiendo legislaciones vigentes por más de una década. Posteriormente, sin conocimiento del personal embarcado, usando como argumento la situación catastrófica a causa de la pandemia, procede a prorrogar las escalas de referencias y no es efectivo que en la actualidad existan conversaciones al respecto”, asegura Bravo.

Lea también: