Saltar al contenido principal

Nuevo catalizador convierte mortalidad de salmónidos en enmienda orgánica 

El equipo de Tequia tiene base en Pucón y está conformado por Iván Vega, gerente general; Gustavo Reyes, encargado de Publicidad y Marketing; Nicolás Ovalle, encargado de relaciones comerciales; y Cristián Ramírez, encargado de Operaciones (de izq. a der.). Además de Claudio Rojas, gerente de Operaciones y Ventas y Carlos Campos, encargados de Operaciones. Imagen: Tequia.
El equipo de Tequia tiene base en Pucón y está conformado por Iván Vega, gerente general; Gustavo Reyes, encargado de Publicidad y Marketing; Nicolás Ovalle, encargado de relaciones comerciales; y Cristián Ramírez, encargado de Operaciones (de izq. a der.). Además de Claudio Rojas, gerente de Operaciones y Ventas y Carlos Campos, encargados de Operaciones. Imagen: Tequia.

Chile: La compañía chilena Tequia desarrolló un nuevo catalizador capaz de desarrollar fertilizantes para suelos agrícolas a partir de cualquier desecho de la industria, apostando por la economía circular salmonicultora.

La empresa nacional Tequia desarrolló un catalizador llamado TCAS-CATA para atender distintas necesidades de la industria salmonicultora.

“El sistema puede ser utilizado para el tratamiento de mortalidades provenientes del proceso de ensilaje o de factores externos a su proceso productivo y tratar Rises y Riles de las plantas de procesos, transformando todos estos residuos en una enmienda orgánica que permita a las empresas generar un gran impacto social y de economía circular sin precedentes a nivel mundial”, aseveran desde la empresa.

“Las características únicas que tiene TCAS-CATA y que lo hace una tecnología única a nivel mundial, es que permite acelerar los procesos naturales de transformación de la materia orgánica en nutrientes que sean aprovechados para el crecimiento de vegetación en zonas erosionadas o suelos pobres en nutrientes”, destaca en Salmonexpert Claudio Rojas, gerente de Operaciones y Ventas de la empresa.

Este proceso, que se realiza incluso en ausencia de bacterias, es del tipo cinético enzimático acelerado que permite acortar los procesos de transformación natural de la materia orgánica que supera los cuatro meses a menos de una hora, ya que funciona a temperatura ambiente sin requerir temperatura para catalizar los procesos.

“La gran innovación del TCAS-CATA y lo que lo convierte en un producto único en el mercado, es su capacidad de inhibir la fermentación de la materia orgánica descompuesta ya que cambia el proceso biológico por una degradación química, acelerando el proceso, sin los efectos de la fermentación como la emanación de gases y malos olores. Este proceso permite eliminar los focos de pudrición ayudando a incrementar la velocidad de disposición de los nutrientes”, detalla Rojas.

TCAS-CATA, permite procesar in situ, a través de una molienda y mezclar para disponer desde una hora en suelo agrícola. “Este proceso en línea impediría la descomposición del pescado en el mar con las consecuencias ambientales que esto lleva, incluido cualquier desecho relacionado a la actividad”, apuntan los impulsores de la tecnología.

Claudio Rojas, gerente de Operaciones y Ventas de la empresa.
Claudio Rojas, gerente de Operaciones y Ventas de la empresa.

Fertilizante

La compañía ya es capaz de desarrollar fertilizantes a partir de cualquier desecho de la industria, como agua-sangre, molienda de pescado y la disposición final de estos desechos en suelos para uso agrícola apostando por la economía circular en la industria salmonicultora.

“La materia orgánica proveniente de la industria salmonicultora tiene un tremendo potencial para ser reutilizada como enmienda orgánica rica en nutrientes que permitirán recuperar suelos que hoy no se pueden explotar por la carencia de estos nutrientes, todo ello sin importar las condiciones climatológicas que afectan los procesos naturales de degradación de la materia orgánica”, especifica Rojas.

“En este proceso planteamos no solamente reutilizar los residuos sólidos producidos, sino por el contrario, también los residuos líquidos que contienen una gran carga orgánica, agua muy importante con los grandes problemas que ya se observan en todo el mundo por efectos de la sequía”, agrega el ejecutivo.

El gran desafío es incorporar esta tecnología para acelerar y descomprimir el estancamiento que se produce en tierra en el proceso de evacuación desde el mar de la mortalidad al no disponer lugares de acopio o capacidades de procesar en plantas reductoras”. 

Claudio Rojas.

Acercamiento con la salmonicultura

“En estas últimas semanas y a raíz de la exitosa intervención que realizamos como empresa durante el varamiento masivo de sardinas en Arauco, se han sostenido acercamientos con varias empresas salmonicultoras y como también con SalmonChile”, revelan desde la empresa.

A nivel mundial se experimenta una "crisis de la basura", con lugares en Chile -tales como Chiloé- que enfrentan serios problemas debido a la escasez de vertederos: ¿cómo puede apoyar Tequia este gran desafío?

“Actualmente estamos levantando algunos proyectos pilotos con municipios para reutilizar las materias orgánicas domiciliarias tratadas con nuestro catalizador TCAS-CATA.

Estos residuos se transformarán en soluciones nutricionales orgánicas para ser utilizadas en la mantención de áreas verdes propias de los municipios, huertos familiares y en los suelos de los productores agrícolas locales, logrando con esta acción reducir un porcentaje cercano al 50% a 60% de los residuos que generalmente terminan en rellenos sanitarios y que muchas veces tienen grandes costos logístico para poder trasladar desde las comunas a sus lugares de disposición.

Casos emblemáticos, son las comunas que requieren apoyos no solamente de camiones para sus traslados y que deben utilizar embarcaciones que hacen mucho más costoso el retiro de estos residuos”, finaliza Rojas.

Lea también: