Saltar al contenido principal
Río de Janeiro, Brasil.
Río de Janeiro, Brasil.

Chile: El salmón chileno está, prácticamente, en todas las cadenas grandes de supermercados del gigante sudamericano, con foco en Sao Paulo y Río de Janeiro, con un mercado de 40 millones de consumidores potenciales.

Tras cinco años desde que una iniciativa público privada buscara abrir el mercado brasileño para el salmón chileno, ya están comenzando a delinear lo que será una nueva etapa, la que tendrá como foco consolidar lo logrado, potenciar el canal de supermercados y sumar nuevos productores a ese mercado.

En 2011 los envíos a Brasil llegaban a 45.470 toneladas de salmón, en tanto, el 2016 alcanzaron las 80.991, mostrando un alza de 78%. Lo anterior podría haber sido mejor, pero el sector debió lidiar con los problemas económicos por los que atraviesa el gigante latinoamericano y su efecto en la contracción en el consumo, que en 2016 implicó una reducción de 14% en los envíos, comparados al 2015.

Según lo informado por Diario Financiero, el tránsito para posicionar a Brasil como el tercer mercado más importante para el salmón nacional no fue espontáneo, sino que estuvo apoyado por la campaña que Salmonchile comenzó a desarrollar en 2012, en asociación con Prochile. En conjunto han invertido alrededor de $ 3.500 millones para potenciar el producto, donde 55% del aporte ha sido público y el 45% privado. En promedio 24 empresas productoras y de alimentos del sector han participado en ella.

Según Melanie Whatmore, gerente de la campaña, “en 2013 fue la primera vez que se hizo la recordación de marca, que era de un 15%, y actualmente estamos en un 29%. Ese salto es importante en términos de marketing”, argumentó.

“El salmón chileno está prácticamente en todas las cadenas grandes de supermercados, con foco en Sao Paulo y Río de Janeiro, con un mercado de 40 millones de consumidores potenciales. Llega a los supermercados sin marca y uno de los costos mayores de la campaña, alrededor del 38% del presupuesto, se invierte en los reponedores, que son los encargados de poner un sticket con la marca al producto que dice ‘Salmón de Chile’”, explicó la ejecutiva.

Nueva etapa

En julio próximo, el gremio salmonicultor renovará la campaña. “Hay un convencimiento unánime de los productores de que es necesario continuar, porque Brasil todavía tiene un potencial gigante y nosotros, para realmente sentir que nos consolidamos, tenemos que seguir dos o cuatro años más”, comentó Whatmore.

En esta nueva etapa, más que pensar en zonas adicionales, se pretende crecer en algunos formatos. Igualmente, la idea es incorporar nuevos socios a la campaña, que deseen entrar con sus productos a Brasil, ya que de las 24 empresas que participaron en la primera fase, solo una no seguirá y ya tienen cinco nuevas entidades que se sumarán a este segundo tiempo.

Lea la nota original en Diario Financiero