Saltar al contenido principal
Nuevo proyecto tiene como objetivo hacer más eficiente la operación de los ROVS en la inspección de redes. Foto: Ersil.
Nuevo proyecto tiene como objetivo hacer más eficiente la operación de los ROVS en la inspección de redes. Foto: Ersil.

Chile: La compañía chilena se adjudicó un nuevo proyecto Corfo, mediante el cual busca hacer más eficiente la operación de los ROVs en la inspección de redes acuícolas. 

Recientemente, la compañía chilena Grupo Ersil, a través de su empresa Talleres del Sur, se adjudicó un fondo Corfo, para el desarrollo de un nuevo proyecto que busca incorporar nanopartículas a las redes de cultivo usadas en salmonicultura.

Este trabajo se realizará en conjunto con el Centro para el Desarrollo de la Nanociencia y la Nanotecnología (Cedenna), de la Universidad de Santiago de Chile (Usach) y tiene como objetivo hacer más eficiente la operación de los ROVs en la inspección de redes, al incorporar nanopartículas en las mismas (a través de las resinas de protección o pinturas antifouling que hoy utilizan las redes, o en la misma fibra de la red) para que, de esta forma, sea más fácil la inspección submarina de las redes y así detectar rápidamente y de manera más precisa, las anomalías o problemas de las redes bajo el agua.

Cabe destacar que hoy en día Cedenna es el principal centro de Chile en esta área, considerando la alta calidad de los recursos humanos multidisciplinarios y el contar con equipos de última generación, que en algunos casos son únicos en Latinoamérica.

El gerente Comercial de Grupo Ersil, Gonzalo Rojas, explica a Salmonexpert que “el proyecto se enmarca en los esfuerzos de la empresa –cuyos pilares son la Innovación, el Cuidado del Medio Ambiente y la Eficiencia de los Procesos Acuícolas– para hacer más eficientes las operaciones de nuestros clientes, disminuyendo las horas de ROV o buceo bajo el agua. Actualmente, cuando se hace una inspección bajo el agua (por algún escape de peces o ataque de lobos, por ejemplo), los tiempos de inspección son muy variables, el ROV (o buzo) puede encontrar el problema en menos de 30 minutos, o pueden pasar varios días hasta encontrar el problema y luego enviar un buzo para resolverlo”.

De esta forma, señala Rojas, con esta nueva nanopartícula incorporada en las redes, el ROV podría detectar rápidamente desde lejos el estado de la red, si hay roturas o si hay objetos en ella, o alguna otra anomalía. “La idea también con este proyecto, es hacer la red más “visible” solo para el ROV y no para los depredadores que están bajo el agua”.

Desarrollo

Para llegar a adjudicarse estos fondos Corfo, Ersil y Cedenna venían trabajando en la idea desde el verano pasado, a través de reuniones con el ingeniero de proyectos de la institución, Omar Daud y con la directora de la institución, Dora Altbir, para ver si era posible generar esta innovación.

Hasta el momento, y según lo detallado por Rojas, “este tipo de desarrollo en particular no existe en ninguna parte del mundo, más allá del trabajo que se ha realizado con nanopartículas de cobre, o nanoburbujas, pero nada en este ámbito, por lo cual es un desarrollo disruptivo y también pensamos postular este proyecto a la Ley de I+D”.

Finalmente, cabe destacar que la duración de este proyecto tendrá un año y medio de duración aproximadamente y que, más allá de su aplicación en salmonicultura, se irán evaluando nuevos potenciales usos en la industria naval, pesca y otros sectores productivos.

Lea también:
Lea también: