Skip to main content

"Transformar los residuos acuícolas en recursos es un buen negocio"

Cabos, redes y boyas son los residuos que más pueden resistir en condiciones extremas. Foto: Comberplast.
Cabos, redes y boyas son los residuos que más pueden resistir en condiciones extremas. Foto: Comberplast.

Chile: El gerente general de Atando Cabos, Francisco Cruz, habló de los desechos de la industria salmonicultora y enfatizó la posibilidad de aprovechar el material para volver a incorporarlo en los procesos, promoviendo así la economía circular en el rubro.

Tras el reciente premio recibido por parte de Latinoamérica Verde 2019 en la categoría Océanos gracias al proyecto chileno Atando Cabos, su gerente general, Francisco Cruz, habló con Salmonexpert sobre los desafíos del tratamiento de los residuos industriales en la salmonicultura, entregando las claves para un eficiente uso del plástico y promoviendo un cambio en la percepción que se tiene sobre este material, al que considera estar “muy demonizado”.

¿Cuáles son los principales desafíos del tratamiento de plástico en la acuicultura?

El grado de complejidad de estos residuos es alto, porque tanto cabos como redes y boyas son fabricados con distintos tipos de plásticos para que puedan resistir en condiciones extremas, lo que dificulta su procesamiento. Además, debemos considerar el desafío logístico que conlleva transportarlos desde los rincones más remotos de Chile Austral, primero a Puerto Montt para su gestión y después a Santiago para su proceso.

¿Cómo la Economía Circular solucionaría la problemática del plástico y cuáles son los desafíos que implica en la salmonicultura?

Hoy, el plástico está muy demonizado, pero nosotros en Atando Cabos creemos que la mayor virtud que tiene el plástico es que no biodegrada, que es eterno y algo eterno debe ser ocupado para ayudarte eternamente. Usémoslo para siempre, que se reencarne muchas veces. La salmonicultura tiene una gran oportunidad de ver estos residuos como recursos y volver a incorporarlos en sus procesos y de esta forma conseguir eficiencias y disminuir los pasivos ambientales. La economía circular lo mejor que tiene es la primera palabra, economía: transformar tus residuos en recursos es un buen negocio.

¿Cómo se ha desarrollado el trabajo junto a las empresas relacionadas a la salmonicultura?

La industria del salmón evidentemente está muy afectada con este problema. Generan una gran cantidad de material descartado, del cual tienen conciencia e intentan hacer el mejor manejo posible. Sin embargo, no existen soluciones reales y efectivas para evitar que ese material termine en rellenos sanitarios. Atando Cabos ha tenido una gran acogida entre las empresas porque presenta una oportunidad real. Es una solución concreta que integra tecnología con economía circular para desarrollar un seguimiento y una correcta gestión de sus residuos.

¿Cuáles son las proyecciones de Atando Cabos en relación al uso de plástico en la industria acuícola y el manejo de residuos?

Creemos que el uso del plástico en acuicultura seguirá aumentando, porque es un material que brinda muchas bondades operacionales y económicas para la industria. Por lo mismo, el foco de Atando Cabos está en continuar cerrando círculos. Queremos aumentar nuestra capacidad de servicio a toda la industria. Para que esto sea posible lo más importante es que las empresas comiencen a demandar productos fabricados con estos materiales reciclados, sólo así la economía circular funciona. Al aumentar la demanda de productos fabricados con este material, aumentan los incentivos de toda la cadena a reciclar más residuos. En paralelo, también queremos que se perciba esta mayor responsabilidad ambiental por parte de las empresas. Para esto hemos diseñado una plataforma de gestión de residuos, en base a redes de confianza (blockchain), donde se pueda transparentar la trazabilidad del material, los actores involucrados, los beneficios obtenidos por la cadena, entre otros.

Finalmente, ¿qué aspectos debería fomentar el Estado para el mejor tratamiento del plástico?

Creo que es Estado tiene un rol muy importante en generar las condiciones para que la Economía Circular se desarrolle. Además de generar incentivos y regulaciones que fomenten la disminución de residuos, lo más importante es que tiene la posibilidad de generar tracción por la demanda de materiales reciclados de alta calidad. El Estado tiene la oportunidad de generar incentivos para que sus proveedores utilicen éstos plásticos reciclados en sus productos, que por consecuencia, aumenta la demanda por reciclados y genera incentivos para que todos vayamos obtener materiales que están descartados en el ambiente. El plástico tiene una tremenda oportunidad ya que sus características lo hacen ideal para desarrollar modelos circulares.

Lea también: