Saltar al contenido principal

Nuevo genoma del género Tenacibaculum: podrían haber más especies sin identificar

Dr. Ruben Avendaño. Foto: Cedida.
Dr. Ruben Avendaño. Foto: Cedida.

Chile: Científicos chilenos publicaron el genoma de una especie de Tenacibaculum pocas veces descrita a nivel mundial. Su potencial patogénico para la salmonicultura todavía está en estudio.

Hasta la fecha se han descrito 31 especies de Tenacibaculum. De éstas, en nuestro país se han identificado cuatro generando enfermedad en salmónidos de cultivo y otras especies: T. dicentrarchi, T. finnmarkense, T. maritimum y T. piscium.

No obstante, los científicos chilenos Ruben Avendaño, Mónica Saldarriaga y Rute Irgang publicaron el genoma del aislado To-7Br de la bacteria T. ovolyticum, recuperado desde la branquia de un salmón Atlántico con signos clínicos de tenacibaculosis en Chile.

El análisis del genoma de la especie de la cual se conoce muy poco a nivel mundial, reveló genes relacionados con los sistemas de secreción, incluido el sistema de secreción tipo IV (T4SS), T1SS, T6SS y T9SS, proteínas involucradas en el transporte de hierro, la síntesis de sideróforos, el transporte de sideróforos, la regulación transcripcional y el almacenamiento de hierro, y genes de hemólisis y genes asociados con la resistencia a los antibióticos, la respuesta al estrés y otras vías metabólicas

En conversación con Salmonexpert, el Dr. Avendaño, investigador de la Universidad Andrés Bello y el Centro Incar, entrega más antecedentes de este nuevo patógeno.

Con la poca información disponible, ¿podríamos decir que es una especie de Tenacibaclum patógena?¿o el cuadro de tenacibaculosis desde donde se aisló la bacteria fue mixto con otras especies como patógenos primarios?

T. ovolyticum, originalmente fue reconocido como un patógeno de huevos y larvas de halibut del Atlántico, ello debido a que recibió como primer nombre Flexibacter ovolyticum en 1992. Hasta 2001, poco se conoce de esta bacteria, la cual fue transferida al nuevo género Tenacibaculum junto con T. maritimum. Actualmente, los artículos descritos en la ciencia son muy escasos (no más de 10) y la gran mayoría de los artículos corresponden a estudios genómicos. Estos estudios nuestros y otros autores de Japón denotan que tiene un potencial de genes de virulencia comunes para los descritos en otras especies de Tenacibaculum, como aquellos asociados a los mecanismos de captación de hierro.

Nosotros hemos recuperado numerosos aislados de esta especie asociada a mortalidades de peces con cuadros mixtos de tenacibaculosis, especialmente T. dicentrarchi. Creemos que es muy relevante profundizar en el estudio sobre el potencial patogénico, por lo que esperamos prontamente validar los postulados de Koch y responder experimentalmente si son patógenos o solo microbiota acompañante o del medio acuático.

¿Previamente sólo se había descrito asociado a la microbiota Caligus?

Efectivamente, se identificó esta bacteria usando herramientas genómicas como parte de la microbiota de Caligus, pero tengo mis cuestionamientos sobre la robustez taxonómica de la herramienta empleada. Como han descrito diversos investigadores a nivel mundial, a los cuales me sumo, el diagnóstico de bacterias del género Tenacibaculum requiere del análisis de otros genes constitutivos y no solo el gen 16S RNA. Hoy existe bastantes incertezas en el uso solo de herramientas genómicas para el género Tenacibaculum, como ocurre en general para microorganismos marinos como Vibrio spp. o Aeromonas spp. A mi juicio, la microbiología exige contar con el aislado para realizar todo el estudio bioquímico que complemente la información genómica. Solo como ejemplo, en el artículo de Bridel et al. (2018) nosotros tuvimos que reasignar un aislado originalmente identificado como T. dicentrarchi y cambiar a T. finnmarkense.

El género Tenacibaculum, es muy nuevo y contiene sólo 32 especies. De hecho, podrían haber muchas más sin identificar y que tengan un grado de similitud genómica muy alta, pero bioquímicamente diferente. Nosotros contamos con los aislados y este patrimonio biológico es el que permite conocer la verdadera identidad del microorganismo, su susceptibilidad a un antimicrobiano, realizar la caracterización de virulencia o incluso ser empleado en una vacuna o autovacuna. Por tanto, esperamos estudiar prontamente con nuestros colaboradores para dilucidar aspectos asociados a la patogenicidad.

El análisis in silico del genoma reveló posibles genes de patogenicidad, ¿estos son genes son clásicos del género Tenacibaculum?

Tal como señalé anteriormente, todos estos mecanismos son comunes en el género Tenacibaculum, especialmente en aquello que son distintos a T. maritimum. Por tanto, conocer cuáles son realmente los que pudieran participar de un proceso infeccioso se debiera de determinar experimentalmente en peces y con microbiología clásica. Nos llama mucho la atención que a diferencia de lo ocurre con T. dicentrarchi y T. maritimum, las otras bacterias que han sido aisladas de salmónidos cursando un brote tienen un bajo potencial de producir infección, incluso depende del aislado, pero aún nos queda mucho por estudiar, especialmente el efecto sinérgico o antagonista de infecciones mixtas de especies de Tenacibaculum.

Revise el estudio completo titulado “Draft Genome Sequence of Tenacibaculum ovolyticum To-7Br, Recovered from a Farmed Atlantic Salmon (Salmo salar)”, aquí.

Lea también: