Saltar al contenido principal
Pedro Álvarez, licenciado en ciencias de la ingeniería de la Universidad Austral de Chile y director de OK-Ship. Foto: Aicnach.
Pedro Álvarez, licenciado en ciencias de la ingeniería de la Universidad Austral de Chile y director de OK-Ship. Foto: Aicnach.

Chile: Una comisión de 15 ingenieros, apoya a Directemar para un inédito reglamento, que determinará condiciones de seguridad, equipamiento, habitabilidad y bienestar de naves menores.

Este año, con la promulgación de la Ley N°21.408 que modifica la Ley General de Pesca y la Ley de Navegación N°2.222 en materia de habitabilidad y clasificación de las naves menores, la Directemar, a través del Servicio de Inspecciones Marítimas (S.I.M.), tiene el desafío de crear un reglamento en un período de seis meses que determinará condiciones de seguridad, equipamiento, habitabilidad y bienestar de las naves menores. La cuenta regresiva comenzó en febrero de este año.

Ante este reto regulatorio, Pedro Álvarez, licenciado en ciencias de la ingeniería de la Universidad Austral de Chile y director de OK-Ship, una consultora marítima en la región de Magallanes, señala a Salmonexpert que dado lo acotado del plazo impuesto por la Ley N°21.408, la colaboración técnica consultiva público-privada ha vuelto a funcionar, creándose para ello una comisión integrada por 15 ingenieros que periódicamente van entregando su visión y apoyo para la creación de esta nueva reglamentación sobre aquellos elementos que deben reunir las naves menores.

Lo anterior ya que, a contar de julio de este año, estas naves menores que operan en la acuicultura aumentarán su rango de porte de los actuales 50 de arqueo bruto (AB), hasta menos de 100 (AB). “Es por ello que Directemar se apoya de forma consultiva en distintas entidades u organismos para llevar a buen puerto el desafío de mantener su marco regulatorio actualizado para crear nuevos reglamentos. Esta simbiosis pública-privada permite una mayor difusión del conocimiento y de la experiencia en los distintos frentes del quehacer marítimo, impactando directamente en la comunidad marítima y en los principios legales base”, apunta Álvarez.

Durante los últimos años, la Asociación de Ingenieros Navales de Chile Aicnach, organismo que reúne a los ingenieros navales titulados de la Universidad Austral de Chile, ha jugado un papel importante como organismo consultivo en las materias técnicas relacionadas con sus áreas de especialización y experiencia en el medio, aportando el año 2021 a Subpesca en la formulación de la nueva reglamentación acuícola relacionada a los sistemas de fondeo.

La actual circular de naves menores O-71/010 que establece normas relacionadas a la construcción, equipamiento, inspecciones y otras exigencias de seguridad que deben cumplir los barcos y artefactos navales menores, entró en vigor en 1999 y salvo algunos cambios en 2000 y 2015, su cuerpo central se ha mantenido inalterable por más de 20 años. 

“Así, los ingenieros navales han diseñado y construido naves y artefactos navales con lineamientos de hace dos décadas, tratando de alcanzar los actuales estándares que pide y requiere la industria naval en el país, ese ha sido nuestro desafío, pero hoy eso está por cambiar”, sostiene el ingeniero naval con mención en construcción naval.

“Es así como la AICNACH se hace presente colaborando en forma directa con Directemar, poniendo a disposición las capacidades de sus más de 250 miembros, promoviendo el perfeccionamiento de la ingeniería naval y prestando cooperación a las organizaciones relacionadas con las actividades navales del país y a diferencia de otras instancias de cooperación público-privado en el país”, apunta el director de OK-Ship.

Lea también: