Skip to main content

Piojo de mar: rol de las cadenas de huevos en la infestación

Las hembras pueden soltar sus cadenas de huevos si se estresan. Foto: Andreas Hagemann, SINTEF Ocean.
Las hembras pueden soltar sus cadenas de huevos si se estresan. Foto: Andreas Hagemann, SINTEF Ocean.

Noruega: Existe poco conocimiento respecto de qué pasa con las cadenas de huevos que liberan los piojos de mar y cómo contribuyen a la infestación general en los centros de cultivo.

Lionel Eisenhauer y sus colegas de la compañía de investigación noruega Sintef Ocean, señalan que los tratamientos contra los piojos de mar en jaulas a bordo de un barco no solo contribuyen al aumento del estrés en los salmones, sino que también estresa a los parásitos.

"En tales situaciones de estrés, los piojos hembra pueden soltar sus cadenas de huevos en respuesta al estrés como una estrategia para aumentar la tasa de supervivencia de su descendencia", describen los investigadores.

En experimentos realizados en el Sintef Sealab, los científicos han observado que la diferencia en la velocidad a la que se hunden las cadenas de huevos proporciona información sobre qué tan grande será el potencial de dispersión en el mar bajo diferentes condiciones.

"Las cadenas de huevos son una fuente de infestación que no se tiene en cuenta en los modelos actuales, lo que puede ayudar a explicar parte de la variabilidad de algunos eventos infecciosos y la presión general de infección", afirman desde Sintef Ocean.

Las simulaciones de dispersión realizadas en el centro de investigación incorporaron múltiples escenarios a diferentes velocidades de corriente y tasas de hundimiento las que coincidieron con las variaciones de corriente.

Así descubrieron que el área de precipitación de las cadenas de huevos es más probable que exista cerca de la fuente de emisión, que generalmente oscilará entre unos 100 metros y unos pocos kilómetros.

“Las simulaciones mostraron que la velocidad de la corriente es el factor dominante que afecta la distancia de dispersión. Otros fenómenos físicos que podrían afectar la tasa de hundimiento son la difusión vertical, los gradientes de densidad y las ondas internas en la columna de agua; factores que se deben tener en cuenta para obtener una imagen más precisa del potencial de dispersión local. Esto variará entre ubicaciones y con diferentes corrientes y condiciones de viento” concluyeron los científicos.