Saltar al contenido principal

Proveedor desarrolla tecnología de lavado de redes por sistema de cavitación

Arandela de cavitación Axuda Ray. Foto: ScaleAQ.
Arandela de cavitación Axuda Ray. Foto: ScaleAQ.

Noruega: Este sistema de limpieza no tiene efecto en la impregnación de la red, ya que al formar millones de pequeñas burbujas en la corriente de agua, el chorro que golpea se compone principalmente de aire.

Entre 2015 y 2019, Sintef, organización de investigación independiente de Noruega, llevó a cabo un proyecto para mejorar el conocimiento y mejora de las tecnologías de lavado de redes disponibles. Se ensayaron lavados a baja presión (80 bar), alta presión (200 bar) y cavitación (200 bar). Los resultados del proyecto mostraron que el lavado a baja presión tuvo poco efecto de lavado pero en realidad causó un daño bastante grande a la red.

El enjuague a alta presión lavaba bien, pero también se documentó que era muy destructivo para la impregnación, reduciéndola en un 21 % y un 31 % después de un solo ciclo de lavado. Después de 35 lavados, desapareció hasta el 90% de la impregnación. El lavado a baja presión eliminó del 5 al 9 % de la impregnación después de un lavado y del 40 al 46 % después de varios lavados. Sin embargo, se encontró que el lavado por cavitación con hasta 200 bar (igual que la alta presión) no tiene efecto después de un solo lavado y solo 4-9% después de lavados repetidos.

“Llevamos mucho tiempo buscando la tecnología de lavado adecuada. Como uno de los mayores proveedores de redes para la industria de la acuicultura, ha sido crucial para nosotros que la tecnología de lavado que elegimos sea suave, sin comprometer el efecto y la eficiencia del lavado. Ahora la encontramos. Son lavadoras de redes con un innovador lavado por cavitación que las limpian de manera eficiente con un impacto mínimo en el revestimiento y la línea de la red. De esta manera podemos dar una vida aún más larga a las redes”, comentó Audun Fjeldvær, vicepresidente de soluciones de productos de ScaleAQ

De acuerdo con lo explicado por el ejecutivo, con esta tecnología, las redes también se pueden lavar con mucha menos energía. Esto se debe a que necesita menos agua, es decir, bombas más pequeñas que requieren menos energía. “Hemos visto que el requerimiento de energía se puede reducir hasta 1/3 en comparación con el lavado convencional. Simplifica la electrificación del lavado y permite el lavado de redes en funcionamiento con batería limpia. El consumo de energía se puede reducir tanto que realmente permite el uso de electricidad en las jaulas para su funcionamiento y/o carga”.

Audun Fjeldvær, vicepresidente de soluciones de productos en ScaleAQ y Odd Ivar Mork, fundador y gerente de desarrollo en MEOX. Foto: ScaleAQ.
Audun Fjeldvær, vicepresidente de soluciones de productos en ScaleAQ y Odd Ivar Mork, fundador y gerente de desarrollo en MEOX. Foto: ScaleAQ.

Tecnología de lavado

Odd Ivar Mork es el fundador y gerente de desarrollo de MEOX, que está detrás del desarrollo de los robots de lavado. “Esperamos comenzar la colaboración con ScaleAQ, cuando asuman la responsabilidad de las ventas y el servicio de primera línea, tendremos tiempo para un mayor desarrollo de los sistemas de lavado y otros proyectos. Recibimos una patente para este método de lavado ya en 2018 y desde entonces hemos desarrollado y mejorado continuamente nuestros equipos de lavado. Estamos muy contentos de tener a ScaleAQ en el equipo, ya que conocen la industria de la acuicultura y la empresa comparte muchos de los mismos valores y el enfoque en soluciones sostenibles”, manifestó el ejecutivo.

Las lavadoras de redes MEOX están especialmente desarrolladas para permitir que los usuarios de acuicultura utilicen la tecnología de cavitación para lavar redes y otros equipos. Al formar millones de pequeñas burbujas de aire en la corriente de agua, el chorro que golpea la red se compone principalmente de aire e incluso a alta presión, es mucho más "suave" que un chorro de agua pura. El aire, o más precisamente las burbujas de vapor formadas en la unidad de lavado, implosionan al chocar contra la superficie a lavar. La implosión crea ondas de presión que contribuyen al efecto de lavado. Esto proporciona un lavado muy suave, incluso a presiones de hasta 200 bar.

En instalaciones cerradas

“Creemos también que el lavado por cavitación será importante dentro de nuestra inversión en CAS (sistemas cerrados de acuicultura). El desarrollo y las pruebas de equipos de lavado especializados para instalaciones cerradas en el mar y en tierra ya están en marcha. No solo las redes requieren un tratamiento cuidadoso, los daños en los tanques pueden volverse costosos rápidamente, por lo que estamos convencidos de que el lavado por cavitación también será importante aquí en el futuro. Además, actualmente podemos ofrecer soluciones especialmente adaptadas para el lavado del casco de balsas de alimentación y embarcaciones que encajan bien con nuestra cartera de otros productos”, puntualizó Audun Fjeldvær.

Lea también: