Saltar al contenido principal
Los consumidores piden que los productos genéticamente modificados vengan etiquetados como OGMs. Foto: Salmonexpert.
Los consumidores piden que los productos genéticamente modificados vengan etiquetados como OGMs. Foto: Salmonexpert.

Chile: Equipos humanos y tecnológicos preparados, financiamiento y políticas públicas con enfoque especial en acuicultura, son las barreras para el desarrollo de Organismos Genéticamente Modificados en el país.

Ayer en la Universidad de Concepción, se realizó el taller “Diagnóstico del uso de Organismos Genéticamente Modificados (OGMs) en la acuicultura de Chile”, cuyo objetivo fue dar a conocer los resultados preliminares del proyecto FIPA “Análisis del estado de la situación mundial y proyecciones de la producción y usos de OGMs con énfasis en la acuicultura”.

Estos avances preliminares estuvieron enfocados en realizar un levantamiento de información de las diversas técnicas utilizadas para la generación de OGMs, describir los principales usos científicos y productivos de los OGMs y hacer un análisis de la experiencia internacional respecto de la investigación científica, uso y producción de estos organismos con énfasis en la acuicultura.

Al respecto, el Dr. Ricardo Galleguillos, jefe del proyecto, explicó a Salmonexpert algunos de los resultados y la posible futura aplicación práctica de los OGMs en la acuicultura chilena.

¿Cuáles pueden ser las barreras para el estudio, cultivo, y comercialización de OGMs en Chile?

Fundamentalmente estas nuevas aplicaciones en tecnología genética avanzada necesitan primero que hayan equipos humanos y tecnológicos preparados para esto. Segundo, en financiamiento, estas investigaciones son de largo plazo muchas veces y en muchas especies, fundamentalmente en Chile donde se pretende a futuro que se pueda hacer acuicultura no solamente de salmón y choritos. Tercero, todo tiene que ir ligado a un política pública con enfoque especial en la acuicultura.

Este proyecto hace una gran revisión del estado actual de los OGMs, y como hemos visto hasta el momento, la mayor parte está en investigación en tres o cuatro países. En Chile, todavía tenemos el gran objetivo de definir qué vamos a cultivar y desarrollar una política en esa línea. Debemos aprovechar los programas de doctorado y postdoctorado junto con los recursos humanos de alto nivel que tenemos.

Subpesca había recibido solicitudes al respecto. ¿Para qué especies y con qué objetivos?

Fundamentalmente, hay peticiones en salmones y justamente la legislación chilena tiene que también ponerse al día sobre los conceptos de los OGMs, cómo las nuevas técnicas pueden ir cambiando la visión que se tiene sobre esta temática, comparada con los transgénicos que es lo que más se conoce.

Con este proyecto, también esperamos que se den luces para poder analizar la legislación actual: en qué estamos, cómo estamos, qué hay que introducir, qué hay que modificar y responder a estas nuevas solicitudes que vienen, fundamentalmente en el sector acuícola.

¿Cuáles podrían ser ejemplos concretos de su aplicación en Chile?

En primer lugar, hay pocas posibilidades de ejemplos, porque previamente se debe conocer mucho del genoma de las especies, y en acuicultura falta un poco, del salmón es lo que más se sabe, y de ahí pueden salir muchos resultados.

Dr. Ricardo Galleguillos, jefe del proyecto. Foto: Salmonexpert.
Dr. Ricardo Galleguillos, jefe del proyecto. Foto: Salmonexpert.

Otro candidato podrían ser los mitílidos y esta es una de las especies que valdría la pena si se le presta atención rápidamente para el futuro, en términos de buenas técnicas e investigación.

Aquabounty tuvo problemas para su producción, comercialización, aceptación por parte del consumidor y últimamente, sobre su etiquetado. En base a la información recopilada, ¿qué se espera que pase en Chile? ¿Cree que es posible la venta de OGMs en el país?

Chile, en términos de opinión pública, no tiene una muy buena percepción de los OGMs, pero yo creo que eso por lo general se debe a opiniones externas, no obstante, nosotros también tenemos el objetivo de educar y que así cada uno pueda tomar una posición al respecto. Ya hay percepciones interesantes que han planteado los mismos consumidores, como el que estos productos vengan debidamente etiquetados.

Independientemente de lo anterior, primero hay que tener una legislación con normas claras y precisas que deben ser respetadas. No olvidar que todo lo anterior debe ir de la mano con la evidencia científica correspondiente.

En la encuesta online se consultan algunos hechos como si los OGMs afectan la salud humana, producen daño medioambiental, perjudican a especies nativas, entre otros. ¿Estos son mitos o realidades?

Un ejemplo concreto es que muchos chilenos creen que comemos tomates transgénicos y estos no existen en ninguna parte del mundo, no hay, y hay muy pocos reportes, por no decir casi ninguno, que muestren efectos adversos en la salud humana.

Esperamos con el proyecto poder analizar algunos de esos aspectos. Esta tecnología produce pequeños cambios en el individuo que no pueden afectar en nada la condición humana, eso hay que educarlo y tener una posición frente a esos aspectos. Tenemos una tarea enorme y hay que empezar por las nuevas generaciones, que se sientan con la libertad con su conocimiento, para tomar decisiones.

Lea también: