Saltar al contenido principal
La autoridad noruega cree que el material biológico liberado en el fiordo será muy alta en comparación con la producción actual. Foto: Alsaker Fjordbruk.
La autoridad noruega cree que el material biológico liberado en el fiordo será muy alta en comparación con la producción actual. Foto: Alsaker Fjordbruk.

Noruega: La Autoridad denegó la solicitud de Alsaker Fjordbruk para construir una piscicultura de recirculación. Entre las razones se encuentra el alto riesgo sanitario ante brotes de enfermedades infecciosas.

La salmonicultora Alsaker Fjordbruk ha solicitado permiso para establecer una piscicultura RAS en Nedrevåge en el municipio de Tysnes, Noruega. La licencia incluye la autorización para la producción de salmón y trucha con un límite total anual de 100.000 toneladas, correspondientes a 20 millones de peces con un peso de cosecha de 5,1 kilos.

Documentos a los que Kyst.no, medio asociado a Salmonexpert, tuvo acceso detallan que la Autoridad de Seguridad Alimentaria de Noruega ha denegado los permisos sobre la base de la ubicación, el riesgo de infecciones y documentación insuficiente en cuanto a la evaluación de riesgos.

La instalación prevista se encuentra a 15 kilómetros de otras ocho instalaciones de producción de salmón que juntas tienen una biomasa total de 28.040 toneladas. En Nedrevåg, se prevé una producción anual de más del triple de la capacidad combinada de las otras ocho instalaciones.

Aunque la piscicultura RAS de Alsaker Fjordbruk se encontrará en tierra y se recolectarán los lodos junto con la filtración de las aguas residuales, la Autoridad de Seguridad Alimentaria de Noruega cree que la cantidad total de sal y material biológico liberado en el fiordo será muy alta en comparación con la producción actual conocida.

Alto riesgo sanitario

La Autoridad Noruega de Seguridad Alimentaria cree que, basándose únicamente en la distancia, el riesgo de infección debe evaluarse inicialmente como inaceptable para la instalación solicitada.

Además, escriben que habrá riesgo de multiplicación de agentes infecciosos internamente en instalaciones que operen con tecnología RAS.

“Si ocurre un brote infeccioso en la instalación, existe un alto riesgo de que el patógeno se libere al entorno junto con las aguas residuales. La Autoridad Noruega de Seguridad Alimentaria cree que si ocurriera una infección en la instalación solicitada, las cortas distancias podrían generar un riesgo inaceptable de propagación de la infección”, detalla el documento..

En conclusión, la Autoridad Noruega de Seguridad Alimentaria afirma que Alsaker tiene la oportunidad de apelar a esta la decisión.

Lea también: