Saltar al contenido principal

Sindicato advierte falta de protocolos por muerte de buzo en centro de salmón

Foto: Pixabay.
Foto: Pixabay.

Chile: Las Autoridades investigan las razones que llevaron al fallecimiento de un trabajador, contratado por la empresa Passub, para labores en el sitio de cultivo Aysén 2 de AquaChile.

A inicios de febrero, falleció el trabajador Héctor Lagos Peñailillo, luego de sufrir complicaciones originadas por el mal de presión, mientras ejecutaba labores de buceo en el centro de cultivos Aysén 2 de AquaChile, a unos 50 minutos de navegación de Puerto Chacabuco.

El hombre de 42 años era originario de Concepción y se encontraba en la región de Aysén prestando servicios para la empresa Passub, en el mencionado centro de cultivo de salmones de AquaChile. 

Frente a esto, la abogada asesora del Sindicato de Buzos de Chile, Fabiola Gaete, comenta que “la gran preocupación que tenemos es que el fallecimiento de don Héctor Lagos Peñailillo no es un hecho aislado, sabemos las fallas y carencias que hay en los centros de cultivo, lugar en que trabaja nuestra gente. Esa es la lucha y enfoque que nuestra asociación, a través de su presidente Claudio Faúndez Quintullanca,  ha efectuado por años”. 

“Esta fue una pérdida evitable como muchas otras, pues don Héctor, oriundo de Lirquén, realizaba labores de buceo para la empresa Passub, en el sitio de cultivo de salmón Aysén 2, y producto de una descompresión fallece porque la empresa no le prestó los medios para llegar a un centro de salud, evidenciando que no tenían protocolos de seguridad, además de una falta de coordinación, tardanza en reacción esencial para hacer la diferencia entre la vida y la muerte, y carencia de fiscalización de las instituciones públicas a cargo”, afirma la abogada.  

Esta pérdida, de acuerdo con Gaete, “nos viene a señalar la constante vulneración en que trabajan los buzos, donde la muerte de don Héctor deja en evidencia que los protocolos no existen; que el supervisor a cargo no hizo su trabajo; el abandono y poca importancia por la salud, la integridad de un trabajador para las empresas salmonicultoras; las represalias y constantes amenazas que viven los buzos ya que no pueden denunciar malas prácticas de estas empresas, dado que temen perder sus fuentes laborales”.

Investigaciones

Por su parte, la seremi regional del Trabajo en Aysén, Andrea Ponce, sostiene que “lamentamos profundamente la muerte de este trabajador, y enviamos nuestras condolencias a su familia y seres queridos, por esta irreparable pérdida. También informamos que se están llevando a cabo dos investigaciones, una a cargo de la Seremi de Salud, pues ellos fueron que tomaron conocimiento de esta situación, y otra liderada por la Inspección del Trabajo, para investigar la materia laboral”.

“Por tanto, hasta que esos informes elaborados por los expertos de manera muy técnica no estén terminados, no podemos entregar datos sobre el por qué sucedió este accidente y si se respetaron o no los protocolos. Se han realizado más de 170 fiscalizaciones al sector salmonicultor, algunas presenciales y otras remotas, a pesar de la contingencia del coronavirus no hemos bajado el ritmo de trabajo”, deja en claro la Autoridad.

Lea también: