Skip to main content

¿Son las salmonicultoras chilenas respetuosas con el medio ambiente?

Christian Paredes, abogado de Fundación Terram. Foto: Fundación Terram.
Christian Paredes, abogado de Fundación Terram. Foto: Fundación Terram.

Chile: El equipo jurídico de Fundación Terram, conformado por los abogados Christian Paredes e Ignacio Martínez, reveló a Salmonexpert sus propuestas técnico-regulatorias para la industria.  

Como cada semana, realizamos una encuesta a nuestros lectores, ligada a un tema relevante de la industria local, donde la pregunta fue “¿Son las salmonicultoras chilenas respetuosas con el medio ambiente?”.

En ese sentido, el 73,5% de las personas que respondieron, afirmaron que es un tema pendiente en el sector nacional y el 26,5% señaló que las salmonicultoras chilenas sí respetan el medio ambiente.

Frente a esto, el equipo jurídico de la organización medioambiental, Fundación Terram, integrado por los abogados Christian Paredes e Ignacio Martínez, dio a conocer a Salmonexpert sus propuestas técnicas-regulatorias para impulsar la sustentabilidad de la industria chilena del salmón.

En primer lugar, de acuerdo con lo expuesto por los representantes de la ONG, “creemos debiese relevarse a nivel normativo el concepto de ‘capacidad de carga’ de los sitios en cultivo de salmón, para una adecuada planificación espacial y desarrollo de la actividad, por ejemplo, exigiendo estudios en tal sentido en forma previa al establecimiento de nuevas Áreas Apropiadas para el Ejercicio de la Acuicultura (AAA)”.

Ignacio Martínez, abogado de Fundación Terram. Foto: Fundación Terram.
Ignacio Martínez, abogado de Fundación Terram. Foto: Fundación Terram.

Un segundo aspecto “considerado fundamental e imperioso dice relación con la Evaluación de Impacto Ambiental de proyectos de cultivo de salmones, precisándose su evaluación vía Estudio de Impacto Ambiental –y no simplemente vía Declaraciones de Impacto Ambiental, como sucede en la inmensa mayoría de los casos–, considerando que los mismos pueden generar efectos adversos significativos sobre los recursos naturales renovables presentes en el área de influencia y, en muchas ocasiones, se localizan en o próximos a áreas protegidas”, manifestaron los abogados.

Asimismo, indicó el equipo jurídico de Fundación Terram, “es necesario robustecer a nivel reglamentario el mandato impuesto al concesionario acuícola por la Ley General de Pesca y Acuicultura de mantener la limpieza y el equilibrio ecológico de la zona concedida, hoy desarrollado de forma parcial e insuficiente por el Reglamento Ambiental para la Acuicultura (RAMA). Un factor que resulta clave para la materialización de lo anterior es el avance legislativo del proyecto de ley que exige la remoción de sedimentos orgánicos e inorgánicos a los titulares concesiones acuícolas para el cultivo de especies hidrobiológicas exóticas (Boletín Nº 12.050-21), como son los salmones”.

Por último, para Paredes y Martínez, “resulta impostergable la dictación del reglamento sobre tratamiento y disposición de desechos generados por actividades de acuicultura, que todavía no ha sido dictado, pese a haber transcurrido más 8 años desde la entrada en vigencia de la ley que lo exigía (Ley Nº  20.434)”.

Lea también: