Saltar al contenido principal

Trabajando en desarrollar proveedores magallánicos para la salmonicultura

Natalia Easton, seremi de Economía en Magallanes. Foto: Seremi Economía Magallanes.
Natalia Easton, seremi de Economía en Magallanes. Foto: Seremi Economía Magallanes.

*Columna de opinión para Salmonexpert de Natalia Easton, seremi de Economía en Magallanes.

Hace aproximadamente una década, la industria del salmón en Magallanes comenzó a adquirir un importante desarrollo con visión a futuro. Actualmente la acuicultura es una de las industrias más relevantes de nuestra región, representando aproximadamente un 20% del Producto Interno Bruto (PIB) y el cultivo de salmónidos tuvo un crecimiento histórico entre el 2015 y 2020, mostrando un significativo aumento en su producción anual, donde pasó de las 47 mil a las 165 mil toneladas aproximadamente, correspondiendo en 2019, a un 11% de la producción nacional.

El modelo productivo para éste y los siguientes años, prevé un crecimiento orgánico y sustentable de la industria, donde incluso se verá una disminución del orden de las 10 mil toneladas para el 2021, lo cual está dentro de la programación. Sin embargo, hoy nuestros esfuerzos están orientados al fortalecimiento de la industria en Magallanes, apuntando a un desarrollo de proveedores locales que permita, por una parte, contribuir a una mayor eficiencia en el sistema productivo y, lo más relevante desde nuestra mirada, involucrar en este desarrollo a empresas de menor tamaño regionales, con el consecuente impacto en la generación de empleos, en el fortalecimiento del ecosistema emprendedor y en la evolución de la economía del territorio.

Cabe destacar que, en la actualidad, la industria cuenta con un aproximado de 3.500 trabajadores directos y, en la medida que vayamos impulsando y fortaleciendo la puesta en marcha de proveedores de servicios para la acuicultura locales, podremos avanzar hacia una contribución significativamente superior de la industria a la fuerza laboral regional. Este auge no sólo impactará en la creación de puestos de trabajo, sino que también permitirá a la industria un mayor grado de independencia con impactos tanto en eficiencia productiva y logística, como en la capacidad de enfrentar contingencias propias de la actividad acuícola.

Hoy en día, un porcentaje considerable de las empresas que están vinculadas al rubro tiene base en la región de Los Lagos. A futuro, esperamos que Magallanes pueda contar con la capacidad de atender la demanda de insumos y prestación de servicios, con una significativa cantidad de actores, que propicien la competencia y posibilidad de entrada a empresas de menor tamaño que quieran asumir el desafío de contribuir al desarrollo local a través de esta interesante y cada día más relevante actividad económica en la región.

Una buena noticia para ello fue la implementación de la Ley de Pago a 30 Días, la cual a partir del 01 de abril de 2020 comenzó a regir y tiene por objetivo promover una relación más simétrica entre las empresas en materia de pago. Esto permitirá asegurar un mayor flujo de caja y cubrir los gastos fijos mensuales de nuestros empresarios. El llamado es a atreverse y emprender en un rubro que está lleno de oportunidades para quienes acepten el desafío.

También sabemos que, dados los sectores en los que están emplazados los centros de cultivo, una tarea importante es velar por el desarrollo sustentable de sus actividades, donde la fiscalización y cumplimiento con las normativas ambientales adquieren vital relevancia. El año pasado, Sernapesca junto a otras 10 organizaciones, lanzó la Red Nacional de Fiscalización para la Sustentabilidad De la Pesca y Acuicultura, cuyo propósito es mejorar la vigilancia y mantener la sustentabilidad en los distintos procesos. Esto va de la mano con ejes muy importantes para nosotros, como lo son un desarrollo amigable con el medio ambiente y las comunidades, que sea beneficioso para los habitantes locales y, sobre todo, sostenible en el tiempo.

Actualmente se encuentran en ejecución dos grandes proyectos que serán significativos para la cadena de valor en el desarrollo de la salmonicultura y economía regional. Por una parte, la planta de la empresa Landes en Cabo Negro, que cuenta con un modelo de economía circular y con una inversión de 30 millones de dólares, donde se procesarán residuos del salmón, como por ejemplo las vísceras, para luego obtener subproductos como harina y aceite de pescado. Por otra parte, la implementación del taller de redes de la empresa Badinotti, con una inversión de 4,5 millones de dólares, donde se efectuará la reparación de redes.

Por último, quiero destacar el trabajo articulado que hemos llevado a cabo con la Asociación de Salmonicultores de Magallanes, el cual ha permitido desarrollar diferentes iniciativas gracias a los esfuerzos de los representantes del gremio, como también de las autoridades de nuestro gobierno. Entre ellas quiero destacar la implementación de vuelos directos desde Puerto Natales al extranjero con salmón fresco, producido en Magallanes. Esta acción marcó un hito de gran relevancia para la industria la región, dado que antes el despacho del producto era realizado principalmente a través de Puerto Montt o Santiago y ahora se podrá reducir considerablemente los tiempos de traslado, entregando un producto de mayor calidad y contribuyendo a una mayor operación a través del aeropuerto de la comuna.