Saltar al contenido principal

ADN bacteriano surge como nuevo método para medir impacto ambiental acuícola

Knut Rudi muestra un modelo del balde que se utilizará para obtener muestras ambientales del fondo marino. Foto: Alexander Benjaminsen/NMBU
Knut Rudi muestra un modelo del balde que se utilizará para obtener muestras ambientales del fondo marino. Foto: Alexander Benjaminsen/NMBU

Noruega: El ADN bacteriano de muestras ambientales del fondo marino hará que sea más fácil y rápido medir el impacto ambiental de la acuicultura en el agua y los sedimentos.

En nuestro país los Informes Ambientales (INFAs) determinan si el área de sedimentación y columna de agua de los centros de cultivo se encuentran en niveles compatibles con la capacidad de los cuerpos de agua, donde se incluyen mediciones de materia orgánica (%), redox (mv), pH, contenido de oxígeno disuelto (mg/L) y presencia de bacterias, entre otras.

“Para desarrollar una industria acuícola sostenible, necesitamos herramientas más eficientes en cuanto a costos y tiempo para monitorear cómo la industria afecta el medio ambiente”, plantea el profesor de la Universidad Noruega de Ciencias de la Vida (NMBU) Knut Rudi.

Él es el responsable de un nuevo proyecto denominado AQUAeD, que tiene como objetivo incluir soluciones digitales basadas en ADN bacteriano para el seguimiento ambiental de la acuicultura, así como también trasladar el trabajo de análisis a los centros de cultivo para lograr resultados rápidos y seguros.

Prueba rápida

“Este nuevo proyecto es importante porque puede abrir una forma completamente nueva de análisis rápidos del medio ambiente, de modo que se puedan tomar las medidas necesarias de manera breve y eficiente. Para una buena gestión de los recursos marinos es importante que existan métodos de seguimiento que sean eficaces y reproducibles”, estipula el experto.

El proyecto es una colaboración entre la NMBU, el Instituto de Investigación Marina, STIM, Aquakompetanse AS y Akvaplan-niva.

Los investigadores ahora desarrollarán nuevos sistemas basados ​​en tecnología que analiza el ADN ambiental. Este es el ADN que se ha extraído de muestras ambientales de, por ejemplo, agua o sedimento donde no hay material biológico visible, pero donde se pueden extraer rastros de ADN de varios microorganismos como bacterias. 

Estándar común

Además de la tecnología de análisis en sí, el especialista señala que la industria acuícola necesita sistemas de monitoreo sólidos y criterios claros sobre cuándo deben actuar sobre la base de nueva información. 

Por lo tanto, los investigadores también quieren que el nuevo sistema de monitoreo se establezca como un estándar común para la industria y la administración en Standard Norway. 

“Para garantizar que la tecnología y el conocimiento beneficien a toda la industria, la base de datos con los resultados generales será pública. Si el proyecto tiene éxito, se hará una solicitud para establecer un nuevo estándar para el monitoreo ambiental basado en ADN al final del proyecto”, explica Rudi.

Inicialmente, los resultados de los análisis tradicionales se compararán con los resultados de las pruebas de los nuevos métodos de ADN. Luego, los investigadores establecerán una base de datos de datos de ADN que se pueden utilizar para describir el estado del medio ambiente directamente.

Lea también: