Saltar al contenido principal

Buzos afirman que deben exigirse cámaras hiperbáricas en faenas poco accesibles

Imagen referencial de buceo. Foto: Directemar.
Imagen referencial de buceo. Foto: Directemar.

Chile: “Hoy, en caso de accidente, los buzos no cuentan de manera oportuna con medicina hiperbárica, quedando con graves secuelas de salud”, aseguran desde el Sindicato Nacional de Buzos de Chile.

Para profesionalizar la actividad en Chile, Directemar inició un proceso de consulta pública para una propuesta de cambio del Reglamento de Buceo, donde entre otras cosas, quienes postulen a una nueva matrícula de buceo profesional, deberán hacer un curso previo y además, en las Escuelas, OTEC o CFT donde se haga el curso, también podrán efectuar la examinación, para luego sólo tramitar la matrícula en cualquier Capitanía de Puerto más cercana.

Frente a este proceso, desde el Sindicato Nacional de Buzos de Chile, que actúa a través de su presidente Claudio Faundez y en conjunto con sus abogados asesores Fabiola Gaete, Ítalo Leiva y David Inostroza, dieron a conocer a Salmonexpert los puntos en discordancia respecto de la actual modificación reglamentaria al sector. 

“Cabe señalar que este reglamento actualmente vigente, es insuficiente ya que no aborda distintas materias necesarias en el rubro del buceo, dejando este sector trabajador desprotegido en distintos aspectos”, manifestaron desde la entidad. 

Ahora, de acuerdo con la asociación, “se intenta realizar una modificación al reglamento, lo que a juicio de esta parte no aborda los puntos necesario para fortalecer la normativa, por el contrario, este cambio es tendiente a desmejorar al rubro del buzo y amparar a algunos sectores lucrativos”.

El Sindicato Nacional de Buzos de Chile plantea que los puntos a considerar son varios, pero lo más relevantes son: 

  1. La falta de igualdad de género: “Si bien es cierto que el buceo es liderado por hombres, existe hoy una cantidad significativa de mujeres buzos a nivel nacional que se están incorporando a este rubro, por lo que se debe hacer hincapié a la hora de modificar el reglamento incorporar un lenguaje más inclusivo, algo que en la modificación que se pretende realizar no lo incorpora”.
  2. Regulacion de las escuelas de buceo: “Hoy están reguladas por un organismo administrativo y no por el agente idóneo y competente que debería regularlas como cualquier centro educacional de Chile,  que se rige y regula por las normas del Ministerio de Educación y sus Subsecretarías, dándole la calidad de estudios formales técnicos,  atendido a su expertiz y la exposición al riesgo. Se deja la creación de escuelas de buceo sin mayor regulación, en plena informalidad e irresponsabilidad de sus contenidos y otros aspectos”.
  3. No se considera la medicina hiperbárica: “No se regula como tal. Es menester en señalar que en todas las faenas de cualquier índole,  debiera exigirse por normativa del Ministerio de Salud cámaras hiperbáricas, atendido que los buzos trabajan sobre 30 metros de profundidad, y que los lugares en los que se desarrollan las labores son poco accesibles en caso de una emergencia. Hoy, en caso de un accidente, los buzos no cuentan de manera oportuna con medicina hiperbárica para salvaguardar sus vidas, quedando éstos con graves secuelas y por qué no decirlo, muertos.

“Hay que señalar que tampoco se hace mención de la aptitud psicológica, ya que no se aborda de ninguna forma la medicina de este tipo para quienes desempeñan esta labor”, advirtieron desde el Sindicato de Buzos de Chile.

Lea también: