Saltar al contenido principal
La investigación muestra que los bacteriófagos específicos pueden provocar efectos terapéuticos contra infecciones experimentales por F. psychrophilum in vivo. Foto: Salmonexpert.
La investigación muestra que los bacteriófagos específicos pueden provocar efectos terapéuticos contra infecciones experimentales por F. psychrophilum in vivo. Foto: Salmonexpert.

Finlandia: Científicos descubrieron que dos tipos de bacteriófagos podían reducir tanto la formación de biofilm como la mortalidad asociada a al enfermedad en trucha arcoíris.

Los biofilms de F. psychrophilum en la acuicultura tienen el potencial de resistir el tratamiento con antibióticos y pueden constituir un reservorio de cepas que causan infecciones recurrentes en peces de cultivo debido a la conservaión de factores de virulencia y psible desarrollo de resistencia a los antimicrobianos.

El uso de bacteriófagos para eliminar biofilms de F. psychrophilum y tratar las infecciones por esta bacteria se ha sugerido previamente, sin embargo un nuevo estudio realizado por científicos de Finlandia y Dinamarca, buscaron estimar la relación mínima bacteriófago:hospedador (PHR) necesaria para el control de la formación de biopelículas in vitro y la mortalidad causada por F. psychrophilum en peces infectados experimentalmente.

Los bacteriófagos líticos utilizados en este estudio fueron FPSV-D22 y FpV4 los que se expusieron a cultivos de F. psychrophilum antes, durante y después de las diferentes etapas de formación de biofilms.

Para estimar la eficacia de los fagos en la supervivencia de peces infectados experimentalmente a diferentes PHR, los expertos trataron a truchas arcoíris con tres concentraciones de bacteriófagos diferentes y se estimó la eficacia mediante el cálculo del porcentaje relativo de supervivencia (RPS).

“Nuestros resultados muestran que una PHR inicial de 0,01 es suficiente para una inhibición de más del 80% de la adhesión y colonización, y la interrupción de la formación de biofilms maduros de F. psychrophilum, mientras que mayores proporciones resultaron en una interrupción casi completa de las diferentes etapas del biofilm” comentaron en sus resultados los autores.

Solo los grupos PHR = 2×10−2 y PHR = 2×100 mostraron diferencias significativas con el grupo de control (solo bacterias). Fuente: Sundell y col., 2020.
Solo los grupos PHR = 2×10−2 y PHR = 2×100 mostraron diferencias significativas con el grupo de control (solo bacterias). Fuente: Sundell y col., 2020.

Al finalizar el experimento in vivo el porcentaje acumulado medio de mortalidad en el grupo que recibió solo el patógeno fue mayor (67% ± 5,8) en comparación con los grupos de tratamiento inyectados con bacteriófagos a una PHR de 2 (17% ± 11,5 ), 0,02 (13% ± 5.8) y 0,0002 (50% ± 0).

“La RPS después del tratamiento con bacteriófagos en una PHR de 2, 0,02 y 0,0002 fue del 76%, 81% y 26%, respectivamente. La probabilidad de supervivencia (%) en el grupo que se le inoculó solo F. psychrophilum (33%) fue significativamente menor (p <0,001) en comparación con los grupos de tratamiento inyectados con fagos y bacterias a una PHR de 2 (83%) y 0,02 (87%)”, explicaron los investigadores.

“Nuestro estudio muestra que los bacteriófagos específicos pueden provocar efectos terapéuticos contra infecciones experimentales por F. psychrophilum in vivo y diferentes etapas de formación de biofilms in vitro incluso a PHR bajos ((0,01). Estos hallazgos se pueden utilizar como base para más pruebas de terapia de fagos mediante el uso de diferentes vías de administración”, concluyeron.

Revise el estudio completo titulado “Bacteriophages as Biocontrol Agents for Flavobacterium psychrophilum Biofilms and Rainbow Trout Infections”, aquí.

Lea también: