Saltar al contenido principal
Mauricio Lagos, gerente senior de EY Patagonia. Foto: EY.
Mauricio Lagos, gerente senior de EY Patagonia. Foto: EY.

*Columna de opinión para Salmonexpert de Mauricio Lagos, gerente senior de EY Patagonia.

Producto del proceso democrático de la elección para Presidente de la República, dos candidatos presidenciales competirán en segunda vuelta por un cupo a La Moneda. Hace algunas semanas, ambos aspirantes han dado sus propuestas presidenciales sobre la industria acuícola nacional, lo cual, sumado al proceso constitucional en curso, podemos mencionar que existiría un cierto consenso político sobre los siguientes materias: avanzar en sostenibilidad, mayor fiscalización, protección de la naturaleza, respeto por las comunidades, cumplimiento de las Resoluciones de Calificación Ambiental (RCA), localización de concesiones, mejoras en condiciones laborales, entre otras.

En el programa del candidato Gabriel Boric de Apruebo Dignidad, se destaca que “se requiere de una revisión de la normativa actual. Esto incluye como principal política la derogación de la Ley de Pesca y el establecimiento de nuevas normas en base a información científica, aplicando el principio precautorio. En ese mismo sentido, se hace prioritaria una evaluación del impacto ambiental y económico de la actividad acuícola (principalmente salmoneras) en la macrozona sur, sobre todo en la calidad del agua, la diversidad biológica y fondos de los fiordos marinos. Además, proponemos la aplicación de las zonas de conservación marina y la prohibición de la caza y captura de determinadas especies”.

Por su parte, en el programa del candidato José Antonio Kast del Frente Social Cristiano, propone “proteger los ecosistemas marinos a través del mejoramiento de los reglamentos y normativas asociadas a la pesca industrial, extracción de recursos marinos y acuicultura. Estudiar consecuencias del desarrollo de acuicultura en aguas marinas protegidas frente al Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE) y evaluar las consecuencias ambientales de su futura renovación. Establecer una distancia mínima obligatoria de las SNASPE, como una franja marina de exclusión, determinada en base a parámetros científicos. Reglamentar el tratamiento y disposición de los derechos provenientes de la acuicultura, incluyendo, control en línea de los parámetros ambientales de las agrupaciones de concesiones”.

Del análisis de los programas de ambos candidatos, encontramos similitudes sobre el uso de la ciencia para lograr sus cometidos y que son específicos en señalar que ambos buscarán crear áreas marinas protegidas (aunque con distintos matices). Sobre la institucionalidad que hacen mención ambos programas, la propuesta es diametralmente opuesta, por un lado el candidato Boric propone como principal política la derogación de la Ley de Pesca y el establecimiento de nuevas normas, y, por el contrario, el candidato Kast propone la mejora de los reglamentos y normativas actuales. 

Cuando se analiza la fórmula para llevar a cabo las propuestas de los candidatos, se puede inferir la postura política de cada sector, donde ambas propuestas tenderían a ser el fiel reflejo de los pensamientos ideológicos macro que defienden: la creación de un nuevo modelo de desarrollo acuícola o el mejoramiento del actual.

La propuesta de cómo se llevarían a cabo cada uno de los programas presidenciales, en relación con la materia, es diametralmente distinta, y no hay claridad específica sobre qué aspectos en particular abordará cada uno en el futuro. Lo único concreto que podríamos sacar limpio es que el programa del candidato Boric no estaría de acuerdo con el marco regulatorio y legal actual, por lo que propondría derogarlo por uno nuevo que no se especifica, y, por el contrario, el del candidato Kast sí estaría de acuerdo con el marco regulatorio y legal actual, pero propondría mejorarlo.

El lector podrá tener su propia opinión respecto de cuál alternativa es la mejor opción para el futuro de la industria acuícola y de las regiones del sur del país, sin embargo, con la información a la vista lo único que tenemos claro es que dichas opiniones son políticas.