Saltar al contenido principal
Imagen referencial de Canola. Foto: ChileBio.
Imagen referencial de Canola. Foto: ChileBio.

EE.UU.: Nuseed recibió la aprobación del Departamento de Agricultura de Estados Unidos para plantar su canola genéticamente modificada, alta en omega-3 de cadena larga.

Nuseed, una subsidiaria de la empresa australiana Nufarm, ha recibido la aprobación del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) para comenzar a plantar su canola genéticamente modificada alta en omega-3 de cadena larga. La decisión lleva a este cultivo un paso más cerca de llegar al mercado estadounidense, que se espera consiga la aprobación de consumo por la FDA en 2019, según lo comunicado en la página web de ChileBio.

Aunque la compañía ahora puede plantar su canola omega-3 en este país, el aceite de las plantas no se puede usar aún en alimentación humana o animal a menos que la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) otorgue la aprobación reglamentaria a Nuseed. La compañía afirmó que anticipa recibir esa aprobación antes de la temporada de siembra de 2019.

Nuseed dijo en un comunicado oficial que su canola está modificada genéticamente para producir aceite de omega-3 de cadena larga a niveles iguales a los de los peces silvestres. Los genes insertos se tomaron desde microalgas y se usan en la canola para producir aceite rico en DHA, o ácido docosahexaenoico, que se encuentra en la carne de pescado de agua fría.

Esta planta tiene el potencial de limitar significativamente la cantidad de peces silvestres que deben pescarse para fines de obtención de ácidos grasos omega-3. Según Nuseed, una hectárea de su canola patentada podría producir la misma cantidad de aceite DHA que se puede extraer de 10,000 peces de un kilogramo.

Los acidos grasos omega-3 (EPA y DHA) son normalmente producidos en abundancia sólo por los microbios marinos. La creciente demanda de estos ácidos grasos, especialmente del sector de la acuicultura, ha presionado tanto que los peces de piscifactoría contienen ahora menos de estos nutrientes que hace 10 años.  En este contexto, plantas transgénicas como la canola modificada pueden ayudar a reducir la presión sobre las fuentes oceánicas de aceites de pescado.