Saltar al contenido principal

En Chile: Proyectan construir cinco naves para tratar Caligus y Ameba Branquial

Chile: Salmoclinic comenzará a operar su sistema de tratamiento por baño en línea y no por batch, con implicancias positivas en eficiencia y control de la dosis terapéutica que reciben los peces.

Originalmente, Salmoclinic consideraba iniciar su trabajo en Chile durante el primer semestre del 2021, pero dados algunos atrasos en concretar el financiamiento para la construcción de la nave y los desafíos que significa una iniciativa de este tipo bajo condiciones de pandemia, “hemos debido ajustar el comienzo de operaciones para principios del segundo semestre de 2021”, da a conocer a Salmonexpert el fundador del proyecto, Hans Kossmann.

“La primera nave prestará servicios exclusivos a cuatro empresas productoras de salmón asignando una cierta cantidad de días al mes a cada una. Actualmente estamos en conversaciones para cerrar contratos para una segunda nave. Dado el potencial que el sistema tiene, creemos que en un plazo de cinco años habrá al menos cinco embarcaciones de este tipo prestando servicios de tratamiento por baño contra Caligus, ameba branquial y posiblemente realizando vacunaciones por inmersión”, afirma el empresario. 

El primer barco para Salmoclinic de 62 metros de eslora total y 15,8 metros de manga, diseñado especialmente para poder acoger todos los equipos necesarios para la realización de tratamientos por baño para peces desde los 500 gramos a los 4,5 kilos promedio. “Se ha considerado habitabilidad de alto estándar para la tripulación, además de camarotes adicionales para el personal técnico y de apoyo de nuestros clientes. También contará con un laboratorio para el análisis de la calidad de agua y laboratorios húmedo y seco para observar el estado de salud de los peces y la efectividad de los baños, además de oficinas con conexión satelital para la transferencia de datos que requieran las empresas, dado que se estará generando gran cantidad de información valiosa sobre la condición de los peces durante cada tratamiento”, detalla Kossmann.  

Salmoclinic ofrece un sistema de tratamiento por baño en línea y no por batch, como sería el caso de tratamientos realizados en jaulas con lonas o en wellboats, lo cual, de acuerdo con el fundador del proyecto, “tiene implicancias importantes en cuanto a eficiencia y control de la dosis terapéutica que reciben los peces. El corazón del sistema es un estanque de tipo hélix, que en esta primera versión es de 300 m3 de capacidad y que en versiones futuras podrá ser de mayor tamaño, el que permitirá realizar tratamientos por baño muy controlados y de una duración de 30 minutos o más, dependiendo del objetivo y producto activo a utilizar”.

Hans Kossmann, fundador de Salmoclinic. Foto: Salmoclinic.
Hans Kossmann, fundador de Salmoclinic. Foto: Salmoclinic.

Los peces son bombeados desde la jaula de cultivo al estanque de tratamiento, ingresan por un extremo y avanzan a lo largo del estanque por el efecto de giro muy lento de la hélice en su interior, hasta salir nuevamente del estanque en el extremo opuesto y retornando al centro de cultivo. “Se puede asegurar así que todos los peces reciben el mismo tratamiento en términos de exposición al producto activo, tanto en tiempo como en concentración, ya que la dosificación de los compuestos terapéuticos se controla de manera precisa”, asegura el empresario.

Kossmann sostiene que “los baños pueden ser con agua de mar o agua dulce, la cual es producida directamente a bordo de la nave, en combinación con cualquier producto terapéutico aprobado para su uso en peces de cultivo. Es por lo tanto un sistema muy flexible, que permite al veterinario a cargo decidir la mejor opción para abordar el problema específico que pueda presentarse en cada centro de cultivo de salmón”.

El agua del baño, apunta el fundador de Salmoclinic, se recambia en forma continua a una tasa variable según necesidad, lo que en combinación con filtros para retener la materia orgánica y los parásitos que se desprenden -que a su vez se retienen para evitar la reinfestación- de los salmones durante el tratamiento permiten asegurar parámetros de pH, CO2 y amonio “estables y dentro de rangos que eviten generar estrés en peces. Adicionalmente, se aseguran niveles de oxígeno adecuados en todas las secciones del estanque de tratamiento. Todo es controlado, filmado y registrado desde una central ubicada en el puente de la embarcación”.

Para Kossmann, Salmoclinic es un sistema sustentable, pues uno de sus objetivos principales “es reducir la cantidad de agua requerida por tonelada de peces tratados y así reducir el consumo de antiparasitarios en hasta un 90% comparado con los baños que hoy se realizan mediante el uso de lonas en las jaulas de cultivo. Adicionalmente, se consideran sistemas para retener o destruir la mayor parte de los productos antiparasitarios previo a la descarga del agua de tratamiento, evitando así efectos sobre especies marinas no objetivo”.

Lea también: