Saltar al contenido principal
Las 11 cámaras que se colocan dentro del sensor deben escanear cada pez y poder capturar y reconocer pequeños detalles. Foto: Cermaq.
Las 11 cámaras que se colocan dentro del sensor deben escanear cada pez y poder capturar y reconocer pequeños detalles. Foto: Cermaq.

Noruega: La primera versión de la iniciativa, que se está probando, reconoce a cada pez individual, por lo que el ejemplar puede tener su propio historial sanitario y un seguimiento adaptado, garantizando su bienestar.

Cermaq utilizará inteligencia artificial y aprendizaje automático para identificar a cada pez individual en un centro de cultivo, por lo que cada pez puede tener su propio historial sanitario y un seguimiento adaptado, garantizando así la salud y el bienestar de los mismos.

Ahora la primera versión del sensor iFarm, que registrará y reconocerá a cada pez individual, está en su lugar en la jaula respectiva, informa el medio asociado a Salmonexpert, Kyst.no.

El proyecto iFarm, que es uno de los proyectos tecnológicos más emocionantes de la industria de la acuicultura, es una colaboración entre Cermaq, la empresa de tecnología BioSort, y ScaleAQ, que es el proveedor de equipos para el proyecto.

Peces prosperan en la jaula

La mayoría de los componentes del sistema iFarm se encuentran debajo de la superficie del mar, en la jaula, e interactúan con el patrón de movimiento del salmón.

Karl Fredrik Ottem, gerente de proyectos de Cermaq para iFarm.
Karl Fredrik Ottem, gerente de proyectos de Cermaq para iFarm.

El salmón se alimenta bajo un techo de red en el fondo de la jaula. Cuando nada hacia la superficie para tomar aire y llenar la vejiga natatoria, debe nadar a través de una sección estrecha. Aquí es donde se encuentra ahora el sensor iFarm, y se está entrenando para poder registrar y también identificar a cada pez de manera individual.

“Los peces que pusimos en las jaulas de iFarm en septiembre del año pasado se han alimentado bien y parecen prosperar y nadar fácilmente hacia arriba y hacia abajo a través del pasaje en el techo de la red para llegar a la superficie. Cuando ahora tuvimos que apagar el sensor de la cámara, por supuesto que estábamos muy entusiasmados con la reacción de los peces”, dice Karl Fredrik Ottem, quien es el gerente de proyectos de Cermaq para iFarm.

Tecnología avanzada

Con el sensor de la cámara en su lugar en la jaula, el paso del pez se ha reducido significativamente cuando tiene que nadar hacia la superficie. El hecho de que la interacción entre los peces y el sistema de sensores funcione bien es crucial para las próximas fases del proyecto.

“Con el sensor de la cámara en su lugar, comenzaremos a probar cómo funcionan la cámara y la luz a una profundidad de seis metros. Estamos hablando de una tecnología extremadamente avanzada que ahora se encuentra en la jaula y que interactuará con los peces”, indica Ottem.

Escaneo de cada pez

Chris Noble, experto en bienestar de los peces e investigador principal de Nofima, sigue de cerca el proyecto iFarm: “Para documentar y monitorear cómo las instalaciones de iFarm afectan a los peces, el proyecto utiliza un enfoque paso a paso y agrega o mejora un componente a la vez. Los peces se controlan antes y después del cambio mediante una serie de indicadores de bienestar operativo, especialmente el comportamiento de pesca dentro y alrededor del sensor iFarm. Las modificaciones paso a paso significan que los socios del proyecto obtienen una buena visión general del efecto de cada cambio y pueden usar los hallazgos para hacer ajustes en los siguientes pasos del proyecto”.

Las 11 cámaras que se colocan dentro del sensor deben escanear cada pez y poder capturar y reconocer pequeños detalles, como los piojos del salmón. 

Foto: Cermaq.
Foto: Cermaq.
Lea también: