Saltar al contenido principal

“La norma para estructuras ha provocado un terremoto en la industria del salmón”

El nuevo gerente Técnico de Badinotti Chile, Davide Caprile. Foto: Cedida.
El nuevo gerente Técnico de Badinotti Chile, Davide Caprile. Foto: Cedida.

Chile: El nuevo gerente Técnico de Badinotti Chile, Davide Caprile, afirma que la nueva normativa para certificar estructuras de cultivo de salmón ayuda a crear más exigencia de innovación y desarrollo.

El arquitecto e ingeniero naval italiano, Davide Caprile, se unió recientemente a Badinotti Chile como gerente Técnico, a cargo del Departamento Técnico e Ingeniería de la compañía, significando su regreso a la multinacional tras su paso por la gerencia de Operaciones de Cermaq a nivel nacional como Jefe de Fondeo. 

Caprile cuenta a Salmonexpert que el equipo que comanda está compuesto por tres ingenieros navales y dos diseñadores industriales: “Algunos definen a Badinotti como proveedor de redes. Personalmente, prefiero definir a Badinotti como un proveedor de soluciones. El departamento Técnico y de Ingeniería debe estar al centro de cada una de las soluciones ofrecidas”. 

Para el ejecutivo, cada empresa productora de salmones es una realidad en sí misma, “pero muchos tienen una tendencia común: pensar que si algo funciona, no vale la pena cambiarlo. Es así que nos encontramos enfrentados al rechazo de la innovación. Siempre hay que cuestionarse y preguntarse: "¿Qué se podría hacer mejor?". Sólo así se pueden generar oportunidades para profundizar los detalles, encontrar soluciones alternativas, mejorar los procesos y desarrollar nuevos productos. Es ahí que la ingeniería debe jugar su rol, asesorando, educando, confortando el cliente y empujando hacia el desarrollo tecnológico”. 

“El cliente debe poder enfocarse en su actividades principales de producción y venta. Debe poder sentir seguridad en confiar en un proveedor. Otras veces, se asiste a situaciones en que es necesario forzar la innovación. Normativas siempre más estrictas, cambios climáticos y eventos naturales pueden dictar los parámetros que nos obligan a encontrar nuevas soluciones (ejemplo: necesidad de mover concesiones en sitios más expuestos, eventos de climas extraordinarios siempre más frecuentes, blooms de algas)”, detalla el gerente Técnico de Badinotti Chile.

Muchas veces, de acuerdo con Caprile, “podría ser suficiente implementar pequeñas mejoras, otras veces hay que cambiar completamente el esquema tradicional. Es en estos casos donde un buen departamento de ingeniería hace la diferencia. Mi experiencia en Operaciones me ha permitido vivir situaciones que, si bien de menor incidencia, me han producido inquietud en algún momento. En esos casos, se siente la necesidad de un equipo profesional de ingeniería que entienda tus "dolores" y solucione tus problemas, mientras tú te dedicas a tus propias actividades”.

Nueva normativa

Respecto a la nueva normativa para certificación de estructuras de cultivo en Chile, que busca evitar escapes de salmones y hundimientos de centros, el ejecutivo admite que “la nueva norma chilena ha provocado un terremoto en la industria. Encuentro una excelente iniciativa el querer crear una línea guía para las actividades de nuestro rubro, siendo Chile entre los primeros productores a nivel mundial. Además, es una óptima excusa para crear una exigencia de innovación y desarrollo”. 

“Obviamente tengo mis aprensiones sobre varios puntos de la Resolución 1821, pero, ¿quién no las tiene? Lo que es cierto es que en este escenario, para la certificación de estructuras, proveedor y cliente tienen que ir de la mano. Por un lado, las salmonicultoras tienen que invertir tiempo y dinero para llevar un orden interno que, me atrevo decir, pocos al día de la publicación de la norma podían presumir”, apunta Caprile.

Por otro lado, según el ejecutivo, “los proveedores están obligados a desarrollar metodologías y tecnologías aptas para poder cumplir con los requisitos de la Resolución 1821. Badinotti siempre ha tomado como referencia la NS 9415 en sus proyectos e instalaciones, por lo tanto, el salto a la Resolución 1821 es una formalidad en muchos aspectos”. 

“En este proceso de transformación nacional del tema de las certificaciones, la diferencia la dicta el proveedor que acompaña el cliente durante todo el ciclo productivo a través de los hitos de certificación, permitiéndole de estar al día con todos los papeles y documentos. Obviamente, si el proveedor es especializado en servicios y productos (redes, ingenierías, jaulas, fondeo, mantención, lavado) todo se ve más fácil para el cliente”, afirma el gerente Técnico de Badinotti Chile.

Lea también: